1 MILLLÓN DE SEGUIDORES Y LECTORES. Y MILLONES DE RAZONES PARA AGRADECER A MI MADRE. ¿Qué relación hay entre lo que somos y hacemos y nuestra madre?

HOY LLEGAMOS A 1 MILLÓN DE SEGUIDORES EN ESTE BLOG, POR ESO QUIERO HABLAR DE MI MADRE Y DEL AMOR DE LA MUJER

Espero que este relato tan personal pueda colaborar en tu proceso de superación.

Las madres son las que traen el mundo a todos los seres humanos que existen. Son creadoras de vida; uno de los significados de la palabra “Madre” es: proveedora de materia. Crean el espacio físico en el que se desarrollará un nuevo Ser, y dado que es la creadora y cuidadora más cercana en los primeros años de vida, también es quien creará las influencias más poderosas en el niño o niña que haya criado.

La “lengua” referido al idioma que dominarán sus hijos es provista por la madre, por eso se le llama “lengua materna”, esto no significa que el padre no hable al niño, sino que es la madre la que marca cual será la lengua central de ese nuevo ser humano.  De igual manera la madre es quien crea las bases más profundas sobre las que el todo niño construirá su estructura psicoemocional. Incluso antes de nacer, todo bebé ya está percibiendo la realidad según su madre, el feto está dentro y aun no conoce lo que hay fuera, pero utiliza los ojos de su madre para comenzar a ver el mundo, utiliza sus manos y su piel para comenzar a tocar y sentir, y todo lo que siente antes de nacer es aquello que luego le creará una tendencia natural hacia uno u otro sentimiento.

En cierta medida somos nuestra madre, somos lo que nuestra madre nos ha dado o dejado de dar, somos como nuestra madre nos ha tratado. Somos como nuestra madre ha sentido que es el mundo y la vida.

La madre es la base principal ya que es el fundamento desde donde se construirá todo lo demás. En ese cimiento puede haber muy diferentes tipos de registros acerca del amor. Puede estar presente diferentes tipos y dosis de cariño, aceptación, ternura y entrega que serán los elementos que todo niño utilice para entender lo que es el amor. Si una madre actúa posesivamente, controlándolo todo, y con miedo, es obvio que estará creando un ser humano inhabilitado para amar, y con un tendencia natural a cualquier tipo de adicción, a diversos cuadros depresivos y al suicidio.

Muchas veces me he preguntado por qué no he fumado ni he consumido drogas en toda mi vida. En una de las regresiones que hice, me di cuenta que esto tenía mucho que ver con el tipo de madre que me había tocado. En mi recorrido como facilitador en cientos de actividades donde he podido conocer a miles de personas, he comprobado que la gran mayoría de gente que consume drogas está buscando a la mama y/o escapando de papá. También hay otras manifestaciones en la vida, casi todas están  relacionadas con algún tipo de sentimiento que experimentó o no con su madre. Es una búsqueda inconsciente de recrear emociones por la ausencia o presencia insuficiente o excesiva de la madre.

El tipo de mama que hemos tenido explica muchas cosas, muchas más de las              que te puedas imaginar.

Mi mama, de 85 años, es una niña, nunca ha dejado de serlo, y nunca podrá dejar de serlo. Espontanea, natural, no se calla nada de lo que piensa, relata las cosas con extremado detallismo y con una precisión cronológica de los hechos que es como si tuviera acceso a todo lo vivido en el orden que ocurrió a cada momento. Cuando habla, cosa que sucede a cada momento, hay que estar preparados porque nunca se sabe lo que va a contar, es una  gran sorpresa, una caja de pandora, como si a cada momento abriera su libro de vida en algún lugar y comenzara el relato detallado de lo vivido en relación de lo que está sucediendo ahora.

Creo es esta es una de las mejores maneras de definir lo que soy, o mis habilidades, describiendo a mi madre. Pero es solo una parte del ejemplo. Lo menciono para relacionar este blog con más de 1 millón de visitas en 8 meses, y más de 500.000 fans en las páginas de Facebook, que por el efecto viral llegan a millones de contactos que tienen como origen 1 millón de razones para constatar que mi madre está presente en cada cosa que escribo y digo. Lo veo, lo siento, lo reconozco y lo agradezco. Pero no soy mi madre. Por eso soy hombre, porque deje de ser mi madre siendo muy pequeño. Comencé a ser hombre desde muy niño. Las circunstancias me ayudaron.

Hablo muy poco con mi madre, ella me lo reprocha pero de una manera sutil, siempre le digo que con todo lo que he oído de su boca en mis primeros años de vida, ya tengo la dosis necesaria de lo que un ser humano puede oír en muchas vidas. Más o menos a los 5 o 6 años ya no quise oírla más, y dirigí toda mi atención a mi padre. Pero eso es otro tema del que también voy a hablar en estos días.

Mi percepción del amor proveniente de mi madre y que me marcó el camino durante décadas, he vivido con 7 mujeres que he amado de diferentes maneras, pero reconozco que era una búsqueda de descubrimiento y refinamiento de mi propia percepción del amor. Por eso la última mujer con quien vivo hace ya  9 años, es la mujer con quien he sentido más claramente el significado del amor dentro de mí. Ha sido un proceso evolutivo de muchos años, de muchas situaciones complicadas y dolorosas, que estaban guiadas por la parte de mi que quería sanar las incorrecciones percibidas acerca del amor de la mujer.

Ahora siento el amor de muchas mujeres de muchos lugares del mundo, lo disfruto infinitamente. Esa dosis de amor que me dan de muchas maneras las mujeres es la materia prima básica para crear lo que hago y escribo, por eso me declaro madre de mis proyectos y madre de mis textos. Cada texto es como un hijo, que libero en el momento en lo público en este blog. A partir de ahí, deja de ser mío y pasa a ser de la vida, de los que leen y lo sienten.

Mi gratitud a mi madre es infinita. Nada tengo que reprocharle ni culparle, no le debo nada, ni siquiera la vida ni lo que soy. Ella ha sido un instrumento perfecto para que mi ser se desarrolle y expanda. No puede haber deudas cuando hay amor.

Alberto José Varela

nosoy@albertojosevarela.com

 

Compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba