AYAHUASCA EN LAS CÁRCELES. (Artículo del New York Times) Se está comprobando que es posible hacer algo en personas, que para la sociedad, no tienen solución.

 

¿Puede un delincuente hacer un cambio de vida?

Un psicólogo de una organización que trabaja con presos en las cárceles brasileñas afirma: “vemos reclusos como seres humanos con la capacidad de cambiar”

Brasil Está Dando Ayahuasca a los internos de la prisión en su camino hacia la redención

9 de abril de, 2015 Jeff Roberts.

En un intento de aliviar las presiones sobre el sistema penitenciario brasileño, trabajadores de la salud mental han optado por dar Ayahuasca a los presos, con la esperanza de ayudarles a trabajar a través de sus traumas emocionales profundamente arraigados.

No es ningún secreto que el sistema penitenciario actual está en ruinas. Durante las condenas que cumplen los presos deben soportar condiciones de vida insalubres – este tipo de entornos rara vez son propicias para la redención y la rehabilitación, sino que casi siempre se siembran más violencia, agresión, y los sentimientos de alienación de la sociedad.

Mientras que algunas prisiones están ofreciendo servicios integrales tales como el yoga, la meditación y Reiki, “Acuda” un grupo de defensa de los derechos de los presos está tomando un paso más allá, ofreciendo a los presos brasileños una oportunidad real de una nueva vida a través del uso de la tradicional de la medicina amazónica ayahuasca .

Ayahuasca es un brebaje psicoactivo que combina una liana amazónica específica (Banisteriopsis caapi) con una hoja (Psychotria viridis), que produce un cóctel muy amargo, activo por vía oral del DMT, un poderoso psicodélico conocido para inducir experiencias místicas y cambiar la vida de su usuario.

En un primer momento, “Acuda” tuvo problemas para encontrar un lugar donde los internos podían beber la ayahuasca, pero fueron finalmente aceptados por una rama del Santo Daime, una religión brasileña fundada en la década de 1930 que mezcla el catolicismo, las tradiciones africanas, y las comunicaciones de trance con espíritus, popularizó en el siglo 19 por un francés conocido como Allan Kardec.

«Muchas personas en Brasil creen que los internos tienen que sufrir, soportar el hambre y la depravación,» dijo Euza Beloti para el New York Times, un psicólogo de “Acuda”, «Este pensamiento refuerza un sistema donde los presos regresan a la sociedad más violenta que cuando entraron en la cárcel. [En Acuda] simplemente vemos reclusos como seres humanos con la capacidad de cambiar».

Los supervisores de “Acuda”, que obtengan el permiso de un juez para tomar unos 15 prisioneros una vez al mes para la ceremonia del templo, dicen que son conscientes de los riesgos de la ayahuasca, comúnmente llamados Daime en Brasil o que se hace referencia como el té. Al mismo tiempo, los terapeutas del Acuda consumen la bebida con los internos, así como con el guardia de la prisión de vez en cuando que se ofrece a acompañar al grupo.

«Esto es como debe ser», dijo Virgilio Siqueira, de 55 años, un oficial de policía retirado que trabaja como guardia en el complejo penitenciario que incluye Acuda. «Es gratificante saber que nos podemos sentar aquí en el bosque, beber ayahuasca, cantar nuestros himnos, existir en paz.»

Pero en un país donde las opiniones conservadoras están en constante crecimiento en respuesta a la violencia continua y el crimen, no todo el mundo está convencido de que esta intervención esté bien.

«¿Dónde están el alivio y la terapia por nosotros?», Preguntó Paulo Freitas, un administrador de 48 años de edad, en una fábrica de cuero cuya hija de 18 años de edad, Naiara, una estudiante universitaria, que fue secuestrada, violada y asesinada en Porto Velho en 2013 por un grupo de hombres – un crimen que sorprendió a muchas personas en este rincón de la Amazonia.

Sea o no que deberíamos proporcionar terapias a convictos, cosa que puede ser considerada como un “lujo”,  un pensamiento sin duda justificado; sin embargo, no podemos ignorar el hecho de que muchos delincuentes finalmente regresan a la sociedad después de su condena. ¿Queremos ver a estas personas como un producto de años de violencia y agresión? lo más probable es que van a repetir sus delitos, ¿o sería mejor que se pudieran crear nuevos puntos de vista, con una nueva perspectiva sobre sus decisiones pasadas, y la oportunidad de hacer las cosas de manera diferente?

«Se nos considera la basura de Brasil, pero este lugar nos acepta», dijo Darci Altair Santos da Silva, de 43 años, un trabajador de la construcción que cumple una condena de 13 años por abuso sexual de un niño menor de 14 años «Sé que lo que hice fue muy cruel. La Ayahuasca me ayudó a reflexionar sobre este hecho, sobre la posibilidad de que un día pueda encontrar la redención».

¿Cuáles son sus pensamientos u opinión sobre el hecho de que se ofrece la terapia con ayahuasca a prisioneros?

¡Comparte con nosotros en la sección de comentarios!

Fuente: El New York Times

Compartir

7 comentarios en “AYAHUASCA EN LAS CÁRCELES. (Artículo del New York Times) Se está comprobando que es posible hacer algo en personas, que para la sociedad, no tienen solución.”

  1. Creo que se debería de expandir no tan solo a los convictos si nó a las victimas y a las familias de los mismos. Rehabilitar a un delincuente, violador , asesino, etc……es importante para que puedan seguir su camino una vez cumplida su sentencia y sobre todo para que no vuelvan a reincidir. Pero que pasa con esas víctimas y sus familiares ?? También han de estar llenos de odio y rabia………Como el pequeño violado con tan solo 14 años…..sería justo que recibiera el mismo trato.

    1. Es cierto Jennifer, comparto tu pensamiento, las victimas también tienen que ser contenidas y trabajar sobre ese tremendo dolor inflingido.

  2. Gracias por compartirlo y por la traducción. Conozco el caso de Brasil pero por otras fuentes, pero que ésta sea es darle un empujón y apoyo muy grande a este movimiento paradigmático que se está dando en el mundo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba