DIÁLOGOS TRASCENDENTES.   Una pregunta de una lectora que busca respuesta: ¿Quién quiere hacer, el ser o el ego? Hecha por Lissette Morales, de Chile.

A VECES UNA SOLA PREGUNTA PUEDE ATRAPARTE PARA SIEMPRE

La calidad de la trampa que hay escondida en una pregunta depende de la calidad de la búsqueda de quién la formula.

 

PREGUNTA:

Hola Alberto, voy siguiendo tus artículos del vagabundo espiritual. La energía del confiar se ha vuelto central en mi vida este último año, en el cual me encuentro haciendo cosas que no entiendo, y luego de reflexionar mucho logró comprender. Pero me encanta, es un gran cambio, actuar y luego pensar. Pero vivir en la confianza me deja inactiva, en el no hacer. En este dilema me encuentro ahora. ¿Quién quiere hacer, el Ser o el ego? ¿Por qué hacer, por qué la inactividad me desespera? Será porque me mata esta sensación de esperar a que las cosas sucedan. Y como es un concepto absoluto, vuelvo a lo mismo no estoy confiando. Gracias por abordar este tema en profundidad. Saludos.

Lissette Morales, de Chile

RESPUESTA:

Gracias Lissette por confiar en que yo pueda darte alguna pista profunda para salir adelante a este punto de tu proceso. Al menos confías en alguien o en algo.  La confianza que no es confianza funciona justamente así, primero se dirige hacia fuera, hacia otros, y es importante que sea así. Un discípulo que no confía se acerca a un maestro y comienza a confiar en él, luego el maestro le enseña al discípulo a dirigir la confianza en si mismo. Es el proceso de la maestría interna.

Entonces lo primero es saber ubicarte en este punto de tu proceso, que la confianza te ha traído a mí y en ese sentido ya está activada.  Ahora hay que ver cómo puedo dirigirla hacia ti, porque esa es la clave de la maestría.

El hecho de que tú misma te hayas dado cuenta de que la energía del confiar se ha vuelto central en tu vida este último año, demuestra que ya estás en el camino de la sanción, y apuntando directamente al núcleo, pues mucha gente quiere sanarse sin tener que superar o sanar la desconfianza. Esto debe llevarte a una reflexión acerca de ti misma, que eres muy asertiva en tu búsqueda, sabes lo que quieres y como lo quieres, evidentemente no quieres perder tiempo, y estás yendo directo al centro de la cuestión: CONFIAR.  Además, estas formulando una pregunta que abre una puerta hacia ti misma. La mayoría de preguntas alejan a las personas de sí mismas. Entonces reconócete en tu propia sabiduría y en el enfoque que estás dando a tu vida.

Por otro lado, tu afirmas:  “es un gran cambio, actuar y luego pensar. Pero vivir en la confianza me deja inactiva, en el no hacer. En este dilema me encuentro ahora”.  Es obvio que reconoces que ya estás en un proceso de cambio, has invertido lo que siempre hacías antes: primero pensar y luego actuar.  Pero cuando fluimos nos damos cuenta de que, si primero actuamos no estamos dando el poder al pensamiento racional y especulativo, entonces nos dejamos guiar por el instinto que es pura acción. Eso haces ahora, pero es insuficiente, por eso el dilema. Esta es una etapa en el camino de la sanación, pero puedes ir más allá si te propones primero sentir y luego actuar; en ese caso te dejará de interesar pensar después de la acción, porque el dilema está en que todavía hay pensamientos acerca de las acciones que realizas. Hay juicio y posible rechazo sobre tus mismas acciones. Si sientes y actúas entrégate totalmente a ello, de esta manera no habrá lugar a que el pensamiento descargue ninguna crítica ni análisis acerca de lo que has hecho. El corazón transforma la acción en puro amor y disfrute, y cuando eso sucede la mente no puede hacer nada. Como decía mi madre “quién me quita lo bailado”

Si continúas evolucionando en tu proceso, podrás algún día no muy lejano, solo sentir y no actuar, pero podrás comprobar que todo ocurrirá de una manera casi mágica, es cuando comenzamos a contactar con el misterio, eso que de verdad le da sentido a la vida, comprobar que las cosas ocurren de manera natural desde la confianza. Por eso afirmo que el que confía no hace nada, pero no deja nada sin hacer. Este es el problema de fondo, que en algún momento desaparece la que siempre hacia las cosas, la que siempre se ocupaba de que todo ocurriera de una determinada manera. Es la gran manipuladora que había en ti y que está muriendo, mejor dicho, está agonizando la controladora. Cuanto antes te exorcices del control mucho antes vas a poder confiar en ti misma.

Y ahora si vamos a la respuesta a tu pregunta: ¿Quién quiere hacer, el Ser o el ego? ¿Por qué hacer, por qué la inactividad me desespera?

Mi respuesta a ti Lissette es ¿Quién está haciendo la pregunta? Si puedes detectarla y decirle que ya no necesitas este tipo de preguntas estúpidas, podrás dar un gran salto en tu viaje hacia la confianza. En realidad, da igual si la que quiere hacer es el Ser o el ego, pero es fundamental que te detengas a ver quién ha formulado tan absurda pregunta. Estoy afirmando que la pregunta es estúpida, no quien la formula.

Seguimos cuando quieras. se puede seguir profundizando mucho más. Depende de tus preguntas.

Alberto José Varela

nosoy@albertojosevarela.com

Compartir

1 comentario en “DIÁLOGOS TRASCENDENTES.   Una pregunta de una lectora que busca respuesta: ¿Quién quiere hacer, el ser o el ego? Hecha por Lissette Morales, de Chile.”

  1. Francisco vargas

    Confiar no es dejar las cosas a la deriva para que solas se hagan…confiar es dejar que lo demás haga su parte porque tu ya hiciste lo tuyo …el ser y el ego son uno solo…nosotros lo separamos para delimitar trivialidades….usamos las palabras para ponernos de acuerdo…el ego es solo una palabra a la que le damos significado….algunos de bueno otros de malo….pero ahí se queda …en la diminuta lógica humana…..hacer es una bendición que no debe ser catalogada…haces y eres lo que haces…dejas de hacer y eres lo mismo….lo que te haga feliz y en tu mayor beneficio!!!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba