EL TIEMPO Y EL ESPACIO NOS MUESTRAN EL CAMINO HACIA LA COMPRENSIÓN. ¿Es la vida un experimento de la consciencia?

ESPACIO-TIEMPO-INFINITO-ETERNIDAD (1ra parte)

¿Qué hacer con la angustia que produce la incomprensión, y con el resentimiento que produce la desconfianza?

 

Los científicos y sobre todo los físicos se están rompiendo la cabeza, investigando y creando nuevas teorías para tratar de entender lo inentendible. Desde la incomprensión se formulan teorías como que el espacio no existe, que el tiempo es una ilusión, que son la misma cosa, que es curvo, recto o espiralado, que hay dimensiones paralelas, que hay muchas realidades, que todo ya ha ocurrido y a su vez está ocurriendo al mismo tiempo en muchos espacios…  y es posible que se alcance altos grados de entendimiento desde el enfoque científico, porque es un camino de búsqueda de respuestas. Hasta ahora hemos comprobado que las teorías no satisfacen la búsqueda de comprensión que habita en lo más profundo del ser humano.
Pero hay otro camino mucho más corto y que va directo al núcleo de la comprensión humana, adonde se responde todas las preguntas; pero solo se puede transitar desde el corazón, dejando de lado la mente racional. En ese camino lo único a comprender es que hay cosas incomprensibles. Que así como existe lo conocido y lo desconocido, también existe lo incognoscible. Lo que nunca se puede llegar a conocer y mucho menos comprender. El misterio. Que no está a nuestro alcance.

Si comprendiéramos que el espacio es infinito, y que el tiempo es eterno, se resolvería todo lo que estamos buscando entender porque comprenderíamos la eternidad, que es la realidad más complicada de comprender.

La mente confusa y buscadora trata de explicar y de entender con una visión finita los fenómenos ilimitados. Pero nunca llega a comprender porque no puede, porque la comprensión es un fenómeno irracional. Ante esta tortuosa realidad es indispensable considerar con apertura esta posibilidad: que cuando un ser humano integra lo incomprensible en su consciencia, se abre una puerta hacia el misterio, y a partir de ahí se crea un camino de milagros, porque se pueden tener vislumbres de lo incognoscible, que son rayitos de luz que nos llegan del más allá indicándonos el camino de la comprensión.

Pero, dado que es un camino que requiere confiar, y esto es como dar un salto al vacío, la mayoría de humanos eligen el camino de la búsqueda de respuestas y de sentido, atravesándolo con la seguridad que otorga la razón.  Este camino es también parte de las posibilidades que ofrece la consciencia, pero es un camino mucho más duro y la vez crea más alivio ante semejante grandeza por comprender.

NUNCA HUBO UN COMIENZO Y NUNCA HABRA UN FINAL. NO HAY UN FONDO HACIA ABAJO, NI EN EL ESPACIO NI DENTRO DE LOS ATOMOS; EN LO PEQUEÑO NO HAY FIN; NI HAY UN FINAL HACIA ARRIBA EN LO GRANDIOSO. EN MEDIO DE AMBAS INFINITUDES ESTAMOS AHORA MISMO NOSOTROS: DENTRO DE LA ETERNIDAD Y LA INFINITUD, ESTO ES UNA LOCURA PARA UNA MENTE TAN LIMITADA Y CONDICIONADA.

Los humanos estamos de paso, es una visita fugaz dentro de una apariencia física, creando una realidad espiritual necesaria para adecuarnos al misterio mientras estamos con vida. Por ello han estado siempre los maestros, las religiones, el misticismo… pero a pesar de sus esfuerzos solo han logrado calmar los síntomas de la incomprensión. Ante ello la mayoría ha optado por el camino de la discusión con la fuente creadora, otros han optado por distraerse y tratar de olvidarse de semejante locura, y otros han elegido abrirse al amor para hacer más llevadera la experiencia de vivir con consciencia.

Comprender que la consciencia cósmica, universal o existencial no puede sentir, y que ha creado todo esto para tener una experiencia dentro del espacio tiempo, para percibirse a sí misma, para verse desde fuera… es el comienzo de toda comprensión. Pero… ¿Quién puede comprender esto?

Ante el infinito y el misterio, perdidos y abandonados en algún rincón del universo, no podemos menos que abrir tanto la mente como el corazón con sencillez y humildad para predisponernos al camino de la comprensión.

Una de las posibilidades de que todo esto sea así es que la consciencia haya tenido un plan. Otra posibilidad es que estemos sometidos a un experimento virtual en el que se haya creado realidad para observarnos como reaccionamos con la creencia de que existe el tiempo y el espacio. Pero también es posible que todo haya sucedido por error, por accidente, por la propia evolución o por el azar. Es otra de las posibilidades que debemos considerar, que nunca ha habido ninguna intención en la existencia, que las cosas suceden porque sí. Sin ninguna razón ni propósito. Entonces ¿Cuál es el sentido? Si lo buscas te pierdes. Si no lo buscas seguirás perdido. Por tanto solo te queda vivir perdido. O bien confiar. Porque desde el punto de vista del sentido de la vida o del propósito de la existencia, siempre estaremos perdido en la nada. Pero ante esta realidad la mayoría de humanos elige desconfiar, parece ser el camino más fácil y confortable.

Estar transitando el paso del tiempo sin confiar en aquello que está ocurriendo, produce una infinita incomprensión y la consecuente angustia existencial que mucha gente padece. La desconfianza es una plaga humana que produce cada día un resentimiento más enrevesado que carcome el alma humana, que reduce a miserables a personas que se resisten a rendirse cuando podrían estar en la gloria de la confianza. El resentimiento es el dolor del corazón humano porque no le permitimos confiar. El resentimiento es pura desconfianza.

En cierta medida es comprensible que ante tanta incomprensión haya resentimiento, y por otro lado el intelecto se pregunta ¿Quién puede confiar?
CONFIAR es dejar de hacer preguntas, dejar de buscar, dejar de solucionar, dejar de ser, dejar de defender y dejar de atacar, dejar los condicionamientos y las limitaciones impuestas. Es soltarlo todo para quedarse vacío. Confiar es rendirse.
En ese momento el todo vendrá y entrará, se llenará el espacio-tiempo que hay aparentemente dentro de ti. Es ese el momento en que la existencia te llena, porque si tu consciencia se enfoca en esa nada infinita que te posee, entonces se llena del todo, te convertirás en la existencia. Tú siempre has sido “la existencia” pero la presencia de una minúscula porción de consciencia te ha hecho entrar en la percepción limitada del espacio-tiempo. Es parte de la prueba de la vida o del juego de la comprensión.

El tiempo está pasando, estamos dejando atrás un pasado que se queda aprisionado en nuestra mente como un programa que nos controla. Los apegos a las tradiciones, el aferramiento a las culturas, la nostalgia de cómo han sido las cosas antes, son parte de los limites de esta realidad que no nos permiten acceder a nuevos espacios de comprensión.

Mientras no nos abramos a lo nuevo, a lo desconocido, al misterio… tendremos que arrastrar la angustia y el resentimiento consecuente de habernos quedado estancados en una historia que ya no tiene ningún sentido sostener.

Al menos para mí.

Quizá esto explique o permita comprender la reacción de mucha gente en contra mía, porque estoy animándome a dejar atrás todo lo conocido para adentrarme en el misterio de lo desconocido. Porque mi corazón me lo pide desde hace mucho tiempo, con una voz suave y profunda, diciéndome: “el amor es incondicionalidad, y la incondicionalidad solo puede ser posible en la confianza”.

Si queremos vivir en y el amor, debemos abrirnos a la confianza.

Alberto José Varela

Compartir

5
Leave a Reply

avatar
3 Comment threads
2 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
4 Comment authors
Alan TodaroEco AlfaAlberto José VarelaDaniel Recent comment authors
  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Daniel
Guest
Daniel

Me gusta mucho lo que compartes en este blog con nosotros. Quisiera aprovechar y comentar la manera en que cómo he podido «comprender» que la consciencia cósmica, universal o existencial no puede sentir, y que ha creado todo esto para tener una experiencia dentro del espacio tiempo, para percibirse a sí misma, para verse desde fuera. En primer lugar desconozco sí puede o no sentir, pero sí que no siente de la misma manera. Intento ahora de transmitir en palabras mi comprensión, por sí le sirve a alguien de ayuda. Para entender las cosas intento ponerme en la perspectiva de… Read more »

Alberto José Varela
Guest
Alberto José Varela

magnifica aportación Daniel. si quieres explayarte mas en el tema puedo publicar un articulo tuyo, que aunque esté inspirado en mi articulo tiene vida propia, pues la interpretación que haces arroja mucha luz a un asunto tan complejo. ¿has tomado ayahuasca o algún enteógeno? lo pregunto porque es realmente complicado llegar a tu comprensión sin ayuda de un enteógeno.

Daniel
Guest
Daniel

Gracias por tus bonitas palabras hacia mi comentario Alberto. Todavía no he tomado Ayahuasca, por ahora lo máximo que he ingerido han sido setas alucinógenas. En sí no suelo tener mucha dificultad en visualizar las cosas por mi mismo, aunque se que el día que ingiera la Ayahuasca tendré frente a mi una apertura mucho mayor que disfrutar. Sería todo un honor el aportar a tu blog mi pequeño granito de arena, no sabría exactamente cómo hacer el artículo o qué transmitir exactamente en él, por lo que te animo a que me escribas al email y establezcamos las posibles… Read more »

Eco Alfa
Guest
Eco Alfa

«pero solo se puede transitar desde el corazón, dejando de lado la mente racional»… Hasta aquí leí y es imposible seguir. Pavadas. El corazón es un órgano motor del cuerpo y nada más. Los sentimientos y las emociones están en el cerebro… y «la mente racional» es la que genera la conciecia. El autor del artículo es tan sólo un verborreista. Y no falta quien le cree… Cuestión de cultura. Saludos.

Alan Todaro
Guest

Creo que todos entendemos cuando habla del corazón y mente racional, no lo hace en un sentido literal. Podrías abrirte un poco mas, quizá aun no te conoces en tu totalidad.

Ir arriba