AYAHUASCA & PSICOTERAPIA (2da parte) ¿Es posible integrar la cosmovisión chamánica con el enfoque de superación personal de los psicoterapeutas?

¿ES COMPATIBLE LA AYAHUASCA Y LA PSICOTERAPIA?

la psicoterapia no necesita de la ayahuasca, ni la ayahuasca necesita de la psicoterapia, pero la gente que busca soluciones y sanación de sus heridas internas, necesita la integración de la ayahuasca y la psicoterapia como herramientas complementarias. Porque de esa integración surge un gran poder sanador.

Desde hace no muchos años se está produciendo un nuevo encuentro entre dos caminos de autoconocimiento y sanación, que aunque son usados por una pequeña parte de la especie humana en manos de grupos independientes y separados, ahora se están considerando mutuamente con la intención de integrarse. Se están mirando uno al otro porque les ha llegado la hora de encontrarse.

Estoy refiriéndome a la AYAHUASCA y la PSICOTERAPIA.  O dicho de otra manera: los chamanismos y los abordajes terapéuticos occidentales.

La ayahuasca no es un recurso indispensable dentro del contexto de la psicoterapia actual; tampoco la psicoterapia es un recurso indispensable para el chamanismo milenario. Ambos son caminos hacia la comprensión de la vida y la existencia, pero que atraviesan estaciones diferentes del camino, solo en algunos puntos concreto se tocan. En este sentido tienen uno o varios puntos de unión, pero se separan en otros puntos. El destino también es diferente, pero complementario. Los seres humanos queremos llegar a ambos destinos pero no podemos in en dos trenes al mismo tiempo, a no ser que ambos trenes unifiquen su recorrido para atravesar todas las estaciones y llegar a ambos destinos. En realidad no son dos destinos sino que uno es la estación de salida y otro es la estación de llegada.

La psicoterapia nos lleva al empoderamiento partiendo del lado humano herido para dirigirnos hacia el centro de nosotros mismos; la ayahuasca nos lleva a la cosmovisión del universo partiendo del lado luminoso y sano para dirigirnos al centro de la existencia. Así como actualmente existen psicoterapias que están diseñadas para llevarnos más allá de la personalidad,  hay diferentes escuelas o métodos chamánicos que han sido creados para adentrarnos en las sombras. De hecho que la ayahuasca tiene la cualidad de hacernos entrar en los espacios interiores más incómodos o desagradables como antesala al viaje hacia el más allá.  Pero cuando un tomador de ayahuasca entra a esas zonas oscuras e incomprensibles de la condición humana, se produce una necesidad natural de asimilar y aplicar esas comprensiones a la vida diaria.  Es en ese punto en el que la psicoterapia se encuentra con la ayahuasca para ofrecerle al tomador la posibilidad de trasladar las visiones y comprensiones o incomprensiones, e incluso la confusión, a su realidad cotidiana; y esta labor se puede realizar a través del uso de la palabra consciente y experimentada.

Las personas deben saber que la ayahuasca en ningún caso va a reemplazar a la medicina oficial ni a la psicoterapia convencional. Ayahuasca es un preparado natural que abre el organismo humano en muchos sentidos, pero no ataca ni a la enfermedad ni a las medicinas alopáticas ni a los médicos o psicólogos. Es un recurso de la naturaleza, y por tanto no puede ser incompatible con ninguna otra técnica, jamás intentará desplazar a otros métodos que se estén utilizando, ni de ninguna forma intentará interrumpir el consumo de fármacos prescritos por el médico competente. El planteamiento que produce el consumo de ayahuasca está orientado a fortalecer el estado de salud, a activar los recursos psicoemocionales del individuo, a darle más claridad en la toma de decisiones. Es decir que trabaja a favor de la salud, del estado emocional y sentimental, y de los procesos de curación o sanación que la persona haya elegido.

Es importante dejar este concepto bien aclarado: LA AYAHUASCA NO VA EN CONTRA. NO ATACA.

Un ejemplo: si una personas tiene cáncer y toma ayahuasca, esta no atacará el cáncer, sino que fortalecerá el organismo, reforzara su sistema inmunitario, le dará ganas y vitalidad para seguir adelante, le ayudará a aceptar la enfermedad y comprender su sentido; esto es un gran logro psicoterapéutico que produce el consumo de ayahuasca. Además le abrirá la farmacia del propio organismo y lo depurará para poder crear las medicinas internas que necesita y contrarrestar en parte los efectos secundarios que produzcan ciertos fármacos, pero no va a curar la enfermedad.  Si una persona se cura de una enfermedad después de tomar ayahuasca es porque su propio organismo se ha despertado del letargo y se ha hecho cargo de expulsar la enfermedad que tenía.

De igual manera NO trabaja con las dolencias psicológicas del individuo sino con la potencialidad dormida que tiene para salir adelante ante los problemas o limitaciones de la vida, con sus propios recursos. Es un despertador de la “resiliencia”, la capacidad natural de afrontar las dificultades para poder continuar el camino sin quedar atascados.

En este sentido la ayahuasca tampoco reemplaza ni sustituye a ningún tratamiento psicológico ni a ningún proceso psicoterapéutico, sino que puede combinarse con cualquier técnica o método. Esta es la magia de la Ayahuasca, que apoya tanto a la persona o paciente, como al psicólogo, psicoterapeuta o médico. Y por supuesto apoya a aquello que se esté realizando para mejorar el estado de salud fisca y mental del individuo.

Puedo afirmar que la psicoterapia no necesita de la ayahuasca, ni la ayahuasca necesita de la psicoterapia, pero la gente que busca soluciones y sanación de sus heridas internas, necesita la integración de la ayahuasca y la psicoterapia como herramientas complementarias. Porque de esa integración surge un gran poder sanador.

Una prueba de ello, dentro de la comunidad psicoterapéutica, es que se ha desarrollado la Psicología Integrativa, sus creadores pretenden integrar diversos abordajes y han desarrollaron esta idea o propuesta basados en este reconocimiento: “los terapeutas ahora más que nunca sabemos que las distintas corrientes en la teoría y práctica de la psicología humana abordarán al paciente privilegiando unas u otras “herramientas Cuerpo-Mente”. 

Resulta obvio y lógico que haya preferencia de técnicas, abordajes o enfoques en el acto de tratar a una persona que pide ayuda, en general somos adictos a aquello que dominamos; por otro lado cada psicoterapeuta proviene de donde proviene y ha tenido sus estudios, sus influencias y su propia inclinación natural a percibir las cosas a su manera. Pero esa “manera” de ver una determinada realidad está condicionada por la subjetividad.

Hay en estos momentos tantos profesionales de la salud como chamanes que se están dando cuenta de que hay que abrirse a un encuentro armónico que reúna el poder de ambas corrientes.

El salto que propongo a través de la ESCUELA CONSCIENTE y los ENCUENTROS DE EVOLUCIÓN INTERIOR está basado en alcanzar un punto de objetividad y equilibrio entre los diferentes enfoques o herramientas con las que contamos. Integrar los destinos y estaciones que atraviesan los dos caminos, tanto el que conduce a la superación de los traumas y el camino que no guían hacia el encuentro con nuestra esencia. Porque en el encuentro e integración de ambas corrientes estaremos ensamblando un complejo mecanismo capaz de hacernos desarrollar nuestro potencial.

Alberto José Varela

[email protected]

Compartir

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of
Ir arriba