¿FESTEJAR LA MUERTE DEL PADRE? Algo muy personal sobre el accidente de mi padre en el día del padre.

UNA MIRADA HACIA EL PASADO MANIFESTADO EN EL PRESENTE

En este día quiero contar algo acerca de la importancia del padre.

Hoy 19 de marzo hace 24 años que murió mi padre en un accidente de coche en Argentina. Él me invitó a ir en ese viaje pero yo no quise ir. Su muerte marcó un antes y un después en mi vida y camino. En primer lugar puso punto final a una lucha-competencia-admiración mutua que había entre nosotros. Y por otro lado me ayudó mucho a despedirme de mi proyecto de vida en la ciudad donde vivía, en gran medida toda mi vida estaba construida en relación y referencia a mi padre, por tanto su muerte supuso un abandono espontaneo y la ausencia de motivo para seguir haciendo todo lo que hacía hasta ese momento.

Evidentemente algo quería demostrarle a mi padre mientras vivía, y todo ese esfuerzo ya no era necesario desde que se marchó.  De repente me quedé con toda la energía a disposición de lo que yo quería hacer sin que estuviera la referencia o inspiración de mi padre.

Esto me permitió iniciar una nueva vida, una de las tantas nuevas vidas que llevo en más de medio siglo. En ese momento, años 90, me marché con mi mujer y nuestros 3 hijos a estudiar e iniciar otro proyecto de vida a otra ciudad mucho más grande, pero no transcurrió mucho tiempo hasta que ese nuevo proyecto se desmoronaría también, pero esta vez por la separación con mi primer esposa, que se marchó a vivir a España y yo me quedé con mis tres hijos de 4,6 y 8 años durante casi 2 años.

Podría seguir contando muchos momentos de acabar con proyectos, y muchas decisiones de volver a comenzar; sucedieron muchas situaciones en donde se rompieron una y otra vez mis proyectos de vida, aunque cada vez lo planificaba mejor y estaba más consciente de lo que era la vida y sus imprecisiones, pero siempre había algo o alguien que me impulsaba o inspiraba a acabar con mis nuevos proyectos y volver a iniciar otros.

Por momentos pensaba que era una insatisfacción esencial que me acompañaba desde siempre, pero poco a poco me fui dando cuenta que era una búsqueda sincera y profunda de encontrar mi lugar, de estar con las personas que mi alma quería estar, haciendo lo que amaba hacer pero que no sabía qué era.

El hecho que dio origen a esa escalada de rompimientos en mi vida fue la muerte de mi padre.  En una sesión que tuve con un psicoterapeuta en Buenos Aires, me preguntó ¿Por qué no matas a tu padre?  Y yo le dije: “ya se ha muerto en un accidente” y me dijo: Me refiero a que muera dentro de ti.

Desde ese momento comencé una gran labor de evolución interior para expulsar, cual exorcismo, la presencia influenciadora de mi padre instalado en mi psiquismo y creando gran parte de mi vida y sufrimiento. En un sentido mi vida no era mía sino de mi padre. Por tanto él tuvo que morir dos veces, una físicamente y otra psicoemocionalmente para liberarme de esas influencias inconscientes que no me permitían construir mi propio proyecto de vida.

Es notable ver y comprobar cómo me ha ayudado haber cortado con mi padre.  Y lo más interesante es todo lo que comenzó a ocurrir en mi vida a raíz de haberme desprendido de toda influencia y dependencia. Lo que más me llama la atención es la manifestación de los más preciosos valores de mi padre en mi vida, llegando con pureza e inocencia, sin invadir ni molestar, como si cada día me visitara una brisa suave de la energía de mi padre, inspirándome desde lo profundo a hacer y decidir.

De todas las cosas que podría mencionar acerca de mi padre, hay una que es tremendamente significativa, y es que me enseñó a confiar, y luego me enseño a seguir confiando aunque hubiera causas para desconfiar.  En esta segunda parte era un experto. Pues él seguía confiando a pesar de que sucedían cosas que invitaban a desconfiar o por lo menos a dejar de confiar. De esto hablo en el libro que escribí desde la cárcel, desde mi libertad.

Por eso en este día quiero festejar la muerte de mi padre, en ese momento lloré muchísimo, pero ahora rio y disfruto, ya que después de que él se marchó se abrieron todas las puertas para que surgiera lo genuino de mi, y para que pudiera quedarme con el gran tesoro de mi padre despejado de bloqueos que no permitían que lo viera.

Papá da la dirección, la autoridad, el amor por la responsabilidad y también el impulso de libertad.  Mejor dicho “mi papá” me ha dado eso, y como padre yo también estoy haciendo mi proceso de evolución para darles a mis 6 hijos estos  tesoros, agregándole además abrazos, cariño, amor y ternura en cada cosa que les digo o hago con ellos.

Esta es mi gran transformación.

Alberto José Varela

Compartir

1 comentario en “¿FESTEJAR LA MUERTE DEL PADRE? Algo muy personal sobre el accidente de mi padre en el día del padre.”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba