CAMBIANDO EL MODELO CULTURAL DEL USO DE LA AYAHUASCA ¿Qué diferencia hay entre tomar ayahuasca al estilo tradicional indígena o con una integración psicoterapéutica?

LA INTEGRACIÓN PSICOTERAPÉUTICA…

Un invento casual que funciona de maravilla, y ha creado una tendencia y escuela internacional.

La Integración Psicoterapéutica es un abordaje que practico desde hace muchos años sin que supiera que se llamaba así, incluso ni siquiera sabía que fuera un abordaje. Actualmente, después de 15 años de comenzar con esta práctica, con muchos los que la practican, y después de que más de 20.000 personas hayan experimentado este trabajo estoy en condiciones de contar detalles y secretos de cómo nació y se desarrolló.

Primero surgió la manera de hacerlo, luego surgió el nombre. Dicen que los grandes inventos han nacido de hechos casuales o incluso accidentales, sin que se hubiera planificado llegar a descubrirlos. Este es el caso de la INTEGRACIÓN PSICOTERAPÉUTICA, una “serendipia”, que significa: encontrar algo afortunado e inesperado que es mucho mejor de lo que se está buscando.

Me encontré ante una situación muy compleja, primero en mí mismo, luego en muchas otras personas, ocurrió después de haber tomado Ayahuasca la primera vez con un chamán en Bogotá Colombia, me di cuenta que se habían movido muchas cosas dentro de mí: pensamientos, sentimientos, recuerdos del pasado, visiones de momentos desagradables de mi vida presente, visiones de colores y formas que nunca había visto, etc.  Por la mañana, después de haber dormido unas 3 horas, era obvio que estaba en un estado reflexivo profundo, la gente que allí estaba se saludaba, se miraban y poca cosa decían, pero se les veía a casi todos muy bien, como renacidos o como si hubieran dormido 12 horas seguidas. Al retornar al hotel donde me alojaba hablé con la psicóloga que me acompañaba, era inevitable contarle lo que había experimentado, me pareció natural tener dudas de lo que había visto y sentido, le pregunté algunas cosas a ella, y me dio unas pistas realmente muy asertivas para comprender mi proceso. Pasaron unas dos horas hasta llegar al hotel, en ese momento pensé que hubiera sido ideal si hubiéramos compartido todos la experiencia de cada uno. Meses más adelante, después de tomar varias veces con chamanes colombianos, participé de otras ceremonias del Camino Rojo con ayahuasca en Europa donde se realizaba un compartir por la mañana y se daba la palabra a cada uno por un momento para que contara su experiencia, cada tomador explicaba como se sentía o lo que había aprendido; pero, según mi percepción, al finaliza la ronda se quedaba una especie de vacío, como si faltara algo, quizá una reflexión final, una conclusión acerca del punto en común de todas las experiencias vividas en la noche anterior de las personas que habían tomado Ayahuasca.

Fue entonces que comencé a visualizar una manera de realizar una ronda de compartir que fuera bidireccional, en la que hubiera una devolución con cada participante, que se pudiera hacer preguntas, e incluso que se realizaran dinámicas corporales y emocionales para integrar la experiencia, incluso con la posibilidad de hacer alguna terapia breve de objetivo concreto; todo apuntaba a que los tomadores se llevaran la reflexión puesta, dentro, integrada, tomando plena consciencia de lo que se había instalado para usar en la vida cotidiana. Una parte de mi es extremadamente pragmática, me apasiona poner en práctica lo que comprendo.

La integración terapéutica la comencé a practicar mucho antes de dar ayahuasca. Este trabajo lo comencé a realizar en Bogotá junto a la psicóloga que me invitó a tomar ayahuasca por primera vez, Diana Bernal, con ella dimos forma a un método de trabajo que consistía en realizar una preparación previa, una ceremonia con un taita o chaman que traíamos de la selva colombiana para dar ayahuasca por la noche y un taller de 3 a 4 horas por la mañana en el que trabajábamos el autoconocimiento con la herramienta del Eneagrama junto con dinámicas psicoemocionales y corporales.  Los resultados eran increíbles.  La toma de ayahuasca adquiría un papel importante pero no protagónico, la gente lo vivía como retiro de convivencia en grupo, no como si hubieran ido a una “tomita” de ayahuasca, sino como algo de mayor magnitud. Así comencé a ver por mí mismo la importancia de hacer una propuesta más integral e integrada, reuniendo muchos recursos psicoterapéuticos y practicas espirituales. Incorporé meditaciones de Osho, movimientos sistémicos, clases de Biodanza, Yoga, Tantra y muchas más cosas que fueron dando más fuerza y sentido al incipiente método que estaba naciendo improvisadamente.

A partir de realizar este trabajo con varios psicólogos y en diferentes lugares, uno de ellos, Oscar Gómez me hizo ver que estaba uniendo ayahuasca con psicoterapia, es decir, una medicina natural chamánica con un método terapéutico basado principalmente en el uso de la palabra; entonces comencé a escribir pacientemente todo lo que iba viendo que sucedía en los participantes que tomaban ayahuasca y que luego compartían su experiencia en un relato público. Miles de apuntes me sirvieron a reunir una información muy valiosa para poder observar los puntos en común que traían los participantes a estos retiros.

Óscar Gómez, un psicólogo argentino (con el perdón de la redundancia) se sumó a este proyecto en España, él trabajaba en un centro de terapias que yo dirigía.  Por ese lugar pasaba mucha gente con muchos y muy variados problemas, síntomas y patologías, cuando comencé a invitar a los clientes del centro a estos encuentros con ayahuasca, organizábamos la toma de ayahuasca por la noche y por la mañana hacíamos este compartir interactivo con los participantes, cada uno contaba lo ocurrido y luego le dábamos una devolución a cada uno que apuntaba a que se dieran cuenta de aspectos de sí mismos que no eran capaces de ver.  Y era en ese momento donde surgía una determinada actitud en cada persona, se apreciaban gestos y movimientos físicos y emocionales que resumían el estado y la situación en la que se encontraba cada uno, no solo en ese momento sino además en su vida cotidiana. Se estaba manifestando algo del día a día, pero fuera del contexto de la vida cotidiana sino dentro de un espacio de búsqueda interior o de trabajo psicoterapéutico. El gran descubrimiento fue que todo lo que traemos de la vida tal cual es, se manifiesta de muchas maneras en una toma de ayahuasca. Ese era el punto de observación que abría la puerta al momento de compartir o puesta en común.

Una integración psicoterapéutica consiste en reunir toda la información emergente de los movimientos internos que se producen ante un hecho, un momento o una circunstancia, para que sea asimilada a través de un proceso consciente. Es la reunión de datos y de diferentes maneras de mirar lo propio profundo para poder desarrollar una manera de percibir la realidad libre del condicionamiento. Cuando observamos algo, sea interno o externo, lo hacemos de una manera subjetiva, con la carga de la identificación; pero cuando se logra adquirir un momento de objetividad sucede una reflexión constructiva. El nombre que le ponemos a este fenómeno de la consciencia es COMPRENSIÓN. (que no es entender desde la mente sino asimilarlo desde el sentimiento) justamente una de las acepciones de la palabra INTEGRACIÓN es COMPRENSIÓN.

Un día Oscar Gómez me dijo: “Esto que estamos haciendo tiene un nombre y apellido: INTEGRACIÓN PSICOTERAPÉUTICA”. A partir de ahí comenzamos a darle una forma cada vez más profesional y ordenada, cuidando los tiempos y momentos, los objetos e instrumentos, los espacios y el ambiente; el set and setting (ponerlo y acomódarlo, cuidar el lugar) pasó a tener una gran importancia en estos encuentros de personas que venían a probar la ayahuasca y a realizar un proceso de comprensión interior.

El resultado de este nuevo modelo de trabajo con Ayahuasca ha sido mucho mayor de lo imaginado, el hecho de que haya funcionado tan bien en miles de personas nos dio impulso a crear una escuela e incluso un sistema propio de trabajo en el que tanto Oscar Gómez como yo supervisamos a los alumnos y aprendices hasta que se lanzan a realizar este abordaje en los retiros que organizamos por el mundo.

Actualmente contamos con más de 20 integradores formados y con experiencia dentro de Ayahuasca Internacional e Inner Mastery, otros 20 en formación, contamos con un asesor filosófico que nos asesora en la comprensión de las preguntas que nos formulan, y además tenemos una directora terapéutica, Isamar Gutierrez, con gran experiencia en terapia sistémica, que atiende los procesos personales de cada integrador, pues una de las bases fundamentales de nuestra propuesta es el cuidado interior de cada uno de los integradores. La indispensable apertura de hacer terapia se refleja en la calidad del trabajo que realizamos con otros.

A quienes dan la Ayahuasca, sean chamanes, facilitadores o ayahuasqueros de nuestra escuela, también les ofrecemos este servicio terapéutico, además de formarles en todos los aspectos relacionados con el acto de acompañar procesos cuando se toma esta medicina natural tan poderosa. Porque también ellos necesitan entrar dentro de sí mismos para enraizarse en su propio centro y encontrar un espacio de transcendencia para realizar un trabajo tan delicado como es apoyar a participantes a un viaje indescriptible a través de sus propios asuntos internos.

Actualmente hay muchos grupos y personalidades reconocidas del mundo ayahuasquero que nos critican por esta práctica complementaria a la toma de ayahuasca, por el hecho de que hemos abierto un nuevo camino paralelo a lo que aconseja la tradición indígena.  Pero estoy seguro que más tarde que temprano todas estas personas que radicalmente defienden una determinada manera de trabajar con la ayahuasca, llegarán a comprender la magnífica potenciación que se produce reuniendo Ayahuasca con diferentes técnicas psicoterapéuticas. De hecho, que ya tenemos chamanes que nos apoyan y acompañan en este proyecto. No puedo dar nombres porque sino serían atacados y difamados. No es necesario ni posible que ellos cambien su manera, tampoco es lo que nosotros queremos, por otro lado, apoyamos a las culturas y tradiciones, estos días están en Europa el nieto del Taita Querubín y un cocinador tradicional de Yagé del sur de Colombia, realizando ceremonias al estilo indígena Cofán, en nuestros retiros, porque también amamos las tradiciones y las culturas que han sabido mantener y refinar el uso de esta planta sagrada para ellos.

Nunca olviaré las tomas de Yagé (ayahuasca colombiana) con taitas de la selva amazónica, en donde disfruté infinitamente sus cantos, sus formas, sus vestimentas, su religión, su enfoque, y su amor por la naturaleza sanadora.

Algún día volveré a la selva colombiana a tomar Yage con taitas, y porque no a ofrecerles una integración psicoterapéutica.   Los occidentales necesitamos tanta ayahuasca como ellos necesitan terapia.

Alberto José Varela

CONTINUARÉ CONTANDO MUCHAS MÁS COSAS SOBRE LA INTEGRACIÓN PSICOTERAPÉUTICA EN PRÓXIMOS POST.

[email protected]

Otros post relacionados:

LA INTEGRACIÓN PSICOTERAPÉUTICA:

¿Qué es y cómo nació?

¿De qué está compuesta?

¿Qué opinan los que la han experimentado?

¿Quiénes la pueden realizar?

¿Dónde y quienes la enseñan?

¿Qué relación tiene con los cambios y la transformación?

¿En qué punto se asocia con la Evolución Interior?

Si quieres recibir las respuestas a estas preguntas, suscríbete al blog.

Te las enviaremos a tu email.

 

OTRO POST ANTERIOR:

INTEGRACIÓN PSICOTERAPÉUTICA, LA NOTA DISTINTIVA DE UN CONCIERTO TRANSFORMADOR

EL SER HUMANO, LA RELACIÓN ENTRE SU ENTORNO Y SU ESENCIA.

Cuando lo exterior entra y lo interior sale, se produce una conexión que da lugar al inicio de un proceso de evolución interior.

LO EXTERIOR DENTRO Y LO INTERIOR FUERA. “Seremos una unidad cósmica en armonía cuando recuperemos los lazos entre lo interno y lo externo”

INTEGRACIÓN CONSCIENTE (1ra parte): LO EXTERIOR ADENTRO Y LO INTERIOR AFUERA. “Seremos una unidad cósmica en armonía cuando recuperemos los lazos entre lo interno y lo externo”

0 0 vote
Article Rating
Compartir
Subscribe
Notify of
guest
4 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Beia
Beia
3 years ago

Muy didáctico y enriquecedor este post para una profana como yo de las tomas de la ayahuasca complementadas con psicoterapia en grupo. La intuición y el buen hacer de la mano. Enhorabuena por ese recorrido que compartes con la humanidad.

Veronica
Veronica
3 years ago

Hola Alberto..! Crees que tambien los taitas podrian necesitar de una terapia psicoterapeutica? Gracias..

Alberto José Varela
Alberto José Varela
3 years ago
Reply to  Veronica

HOY MARTES 28 DE MARZO HEMOS HECHO UNA TERAPIA SISTEMICA A VICTOR QUETA (NIETO DE QUERUBIN) Y SU SUEGRO JHON ARSESIO
ha sido un momento magico, pues es la primera vez que hacian una terapia directamente relacionada con su situación personal, que no puedo comentar pero que puedo decir que ha sido emocionante. ellos mismos estan muy agradecidos. y dicen que van a ver con la toma de ayahuasca de mañana si profundizan en lo que vieron en la terapia que dirigió Isamar Gutierrez la terapeuta sistemica.
es como un milagro

Veronica
Veronica
3 years ago

Gracias por contestarme Alberto..Estoy muy confundida al momento, con todas las criticas que recibe este metodo de toma…Participe’ a dos retiros en espana con Ayahuasca International y la verdad es que las dos experiencias fueron increibles…Nunca tuve la oportunidad (por ahora) de asistir a una ceremonia guiada por chamanes, pero todo el mundo, (incluso mi madre), dicen que no es lo mismo, en cuanto esta experiencia, a parte de su lado «psicologico», tiene tambien su parte espiritual y te permite acceder a otros planos que quizas, son mas familiares a quienes llevan esto por cultura desde tiempos ancestrales. No quiero… Read more »

Ir arriba