LA CONSTERNACIÓN DEL VAGABUNDO ESPIRITUAL. Cuando se comprende que no hay ningún lugar ni meta a donde ir.

AVIONES Y AEROPUERTOS, PERSONAS Y SITUACIONES, TODO LISTO PARA AMAR.

Moverse de un país a otro es un juego ilusorio para poder dialogar.

Hoy domingo 19 de mayo voy desde Madrid a Barcelona, realizaré 3 días y 3 noches intensivas de formación y una reunión de postulantes para ingresar a nuestra organización, el jueves 23 viajo hacia Sao Paulo, Brasil, para reunirme con mi equipo y gente que nos ha ofrecido instalar allí nuestra Escuela Consciente en una gran extensión de selva donde además realizaremos plantaciones de ayahuasca. El domingo tengo que estar en Milán, Italia para ofrecer 3 días de formación en nuestro método Evolución Interior, el miércoles 29 voy a Israel a realizar nuestro segundo retiro de 8 días y a buscar una casa para instalarnos allí la Escuela Consciente, de Israel voy el lunes 10 a Hamburgo, Alemania a dar una conferencia…

Esto que parecería ser el calendario de actividades de una persona, es en realidad el prólogo del relato de un viajero que inició su viaje hace 3 décadas. Cuando me di cuenta de que estaba en un viaje de tal calibre, y que me llevaría a recorrer el mundo y todos los rincones de mi interior, que me llamé a mi mismo un VAGABUNDO ESPIRITUAL.  Comencé a escribir las crónicas de un vagabundo espiritual en varios artículos, pero llegó un momento en que ya no pude seguir escribiendo porque eran tantas las cosas que me sucedían, tantas las experiencias que vivía, que preferí salirme del relato y entregarme a disfrutar todo lo que me iba ocurriendo.

Después de 10 años de haber escrito el ultimo artículo sobre EL VAGABUNDO ESPIRITUAL, retorno para ver si puedo transmitir lo que siento ante el frenético ritmo de viajes que realizo y la impresionante sensación interna de estar fluyendo sin saber a donde voy a ir a parar.

Ahora mismo estoy en un polideportivo de Madrid a donde vine a ver a mi hija Amelys que participaba en una competición de danza, estoy compartiendo unos días en mi casa con mi familia, con la gente que vive en mi casa y con el equipo directivo de nuestra organización ya que hemos querido pasar unos días juntos para compartir decisiones.

Hace 10 años lo anticipé “Llega un momento en la vida de un vagabundo espiritual en donde no se sabe ni se puede saber nada de cuál será el próximo paso a dar, porque en realidad se dejan de dar pasos hacia adelante y se comienza a ver cómo van llegando las cosas por ese mismo camino por el que antes transitaba.”

El camino de la búsqueda no lleva a ninguna parte, porque no está diseñado para ir o llegar, sino para que venga eso que nuestra alma anhela. El camino se acaba en el preciso momento en que dejamos de andar, entonces deja de ser un espacio para transitar y empieza a ser la pista de aterrizaje de lo que tiene que llegar.

El buscador se da cuenta que es lo buscado, entonces se detiene, ahí muere su búsqueda, y en ese espacio de silencio y quietud puede ser encontrado por todo lo que se merece.

Ir de un país a otro no es estar haciendo algo ni yendo hacia mi destino, sino es estar obedeciendo el clamor de mi alma que quiere estar en todos los lugares y con todas las personas que necesito ver, conocer y explorar.  En ese encuentro con lugares, seres humanos y situaciones se produce un DIÁLOGO interno que me enriquece y me hace encontrar el sentido a mi vida.  Encontrar el sentido de la vida es el regalo que llega después de dejar de buscar.

DIÁLOGO es una palabra preciosa, “DIA” significa ENTRAR, cuando dialogamos es indispensable ponerse en modo escucha, sin ninguna interferencia, para abrirnos a que ENTRE lo que tiene que entrar.

Todo proceso individual de sanación o transformación nos conduce inevitablemente al punto de re-apertura del corazón para poder reencontrarnos con nosotros mismos a través de la armonía con los otros.

Es un viaje maravilloso. Puedes hacerlo en el mundo, en tu ciudad, en tu barrio e incluso en tu trabajo o en tu casa. Sólo es preciso abrirse al AMOR, para ser amado y para amar.

 

Alberto José Varela

nosoy@albertojosevarela.com

 

ALGUNOS ARTÍCULOS DEL VAGABUNDO ESPIRITUAL:

https://www.albertojosevarela.com/category/vagabundo-espiritual/

Compartir

1 comentario en “LA CONSTERNACIÓN DEL VAGABUNDO ESPIRITUAL. Cuando se comprende que no hay ningún lugar ni meta a donde ir.”

  1. Dices….. Y se comienza a ver como van llegando las cosas por ese camino que antes transitabas….

    Digo que transitabas… Buscando, porque como bien dices el mismo buscador es lo buscado.

    Excelente texto.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba