«LOS CHILENOS SON… » ¿Te animas a escuchar esta definición?

LOS CHILENOS SON…   

LA INVOLUCIONADA Y DESTRUCTIVA COSTUMBRE DE ESTIGMATIZAR TANTO A INDIVIDUOS COMO A SOCIEDADES

Los chilenos son…   Todo lo que se pueda poner a continuación de esas tres palabras es mentira, o bien una verdad a medias, que es lo mismo. Sea bueno o sea malo, sea bueno y malo a la vez también es limitado. La actitud de utilizar adjetivos calificativos o descripciones parciales de cómo se percibe al chileno son parte del problema a resolver.

¿Qué hay de verdad en todo lo que se dice del chileno? Sobre todo por el hecho de que son los mismos chilenos los que se califican a sí mismos, y por lo general con cierta dureza. Siendo chilenos los que hablan de los chilenos debieran tener cierta argumentación solida para hablar, y seguramente la tienen, pero no completa ni definitiva.

La tentación a definir de alguna manera a un determinado grupo de personas proviene de mucho tiempo atrás y desde casi todas las civilizaciones, y nos ha hecho cometer muchos errores en el pasado, mucho de ellos trágicos para la convivencia humana. Está claro que se puede definir a una sociedad generalizando, estigmatizando y sacando conclusiones, por ejemplo hay quienes definen a la sociedad de muchas formas y con datos contrastados: “La sociedad del cansancio”, “La sociedad del consumo”,  “La sociedad de la aceleración”, “La sociedad depresiva” “La sociedad insatisfecha”. Se dice que vivimos en un  infierno donde todo se considera según el precio. Que en este mundo no cabe la fe, la espiritualidad ni la trascendencia.

En el mismo acto de estigmatizar a una sociedad se le atornilla las peores ideas que tiene acerca de si misma. Es un acto que desaprueba a grupos de personas. Ante este desastre colectivo, que también afecta a las personas, solo queda la opción de que cada uno se salve a sí mismo.

Es evidente que la sociedad está perdida, y se maltratan a sí mismos en un acto auto destructivo, pero solo los individuos que la componen pueden comenzar a encontrarse, reconocerse y a tratarse como se lo merecen.

Las generalizaciones son destructivas, y la naturaleza de toda definición proviene de la necesidad de etiquetar, de sacar conclusiones acerca de las personas para descalificarlas. En el fondo al humano le apasiona detractar, rechazar, repudiar y degradar. Una especie de auto compensación que se practica inconscientemente para aliviar el sufrimiento por la pobre imagen que tienen de sí mismos, sobre todo aquellos que etiquetan y critican; o como una proyección de una herida interna. Aunque debo reconocer que la crítica es un estilo periodístico de mucho éxito, que atrae muchos lectores que dicen ser auto críticos y objetivos, pero también es un estilo de vida de muchas personas.

Toda crítica es por naturaleza destructiva cuando no posee un plan o una propuesta de salida a aquello que se critica. Criticar sin tener intención de resolver es destruir. Criticar sin dar pistas de soluciones es parte del proceso involutivo que acarreamos hace siglos.

Evidentemente hay un fondo psicológico muy profundo en la necesidad de definir y clasificar a las personas, ya sea por lo que se dice que son, por lo que aparentan ser o por lo que tienen, hacen o piensan. Pero con ese fondo cada uno sabrá lo que tiene que hacer.

En lo que a mí respecta, y si me permites, quiero hacer algo desde mi propia comprensión de este asunto. Y lo primero es decirte que si has nacido en chile no tienes por qué ser chileno o chilena, la nacionalidad no es lo eres ni tiene nada que ver con tu auténtica  esencia. Pero este concepto es algo que muy pocos llegan a comprender, por eso tantas guerras en el mundo.  La nacionalidad es sólo una parte de tu identidad,  y la identidad en su conjunto es una gruesa capa de máscaras que tratan de definirnos y protegernos ante los otros; la identidad  es en realidad lo que no somos. De la identidad para dentro podemos ver lo que somos, si es que nos atrevemos a trascender la hipocresía en la que nos educaron. Me refiero de iniciar un recorrido interno de auto conocimiento que nos desvele la realidad de nuestra esencia o auténtica identidad. Será una transformadora experiencia.

No eres lo que haces, lo que crees, lo que piensas ni lo que hayas vivido, tampoco eres lo que comes ni lo que tienes; eres mucho más que todo eso junto; lo que eres está más allá de todas esas partes parciales, incluso por más bonitas o positivas que sean. Estoy diciendo que no se puede definir un misterio.

Si se dice que los chilenos son extremistas, banales, ambiciosos, consumidores, depresivos, materialistas o superficiales, debe ser que tienen un gran potencial de ser equilibrados, humildes, centrados, alegres, espirituales y profundos. Si hasta ahora no lo han descubierto y manifestado -al menos la mayoría- será porque no han tenido la oportunidad ni las condiciones que les inspirara a sacar lo que verdaderamente son. Incluso las circunstancias le han hecho ir por el otro extremo. En este sentido los chilenos son perfectos, aunque te cueste creerlo. Porque cada ser humano es lo que ha podido ser hasta ahora, y mientras no tengamos la oportunidad de ser de otra manera seguiremos siendo lo mismo, atrapados en creencias y estigmas, desperdiciando la potencialidad que late dentro como una energía divina, virgen e inexplorada.

Mi propuesta es regresar al origen… de lo que somos, y a nivel individual. Desde allí la flor puede florecer y ser auténtica, y si somos muchos podremos crear preciosos jardines.

Todo mi método de “Evolución Interior” depende de una visión trascendente de aquello que somos. Voy a Chile a demostrar la potencialidad que hay a nivel individual en muchos chilenos que anhelan salir de la zona conocida, segura y de confort, para adentrarse en lo desconocido, que  seguramente les desafiará pero el miedo no les podrá detener, porque en el fondo ya saben lo que son, sólo estaban esperando el momento y las circunstancias para recordar su esencia más allá de lo que aparentaban ser.

Este abordaje es para atrevidos, para quienes están dispuestos a desapegarse de toda certeza, para quienes no dudan en relativizar todo lo aprendido, y para quienes no quieren crear ni pertenecer a ningún dogma. Ya que la libertad es lo que está en la base de toda transformación real. La verdad nunca ha estado al alcance de ningún totalitarismo.

Todo condicionamiento social o cultural, religioso o político, educacional o familiar nos sirve para proteger y refinar internamente  las cualidades eternas e inherentes que traemos al nacer. No veo el condicionamiento ni la situación actual como una tragedia sino como un resultado natural de habernos olvidado de quienes somos, o mejor dicho “de los que somos”.  Por eso afirmo que el desafío es netamente personal y hacia dentro, y se trata de trascender todo condicionamiento individual, no grupal. Porque todo lo que nos limita como seres únicos e irrepetibles está dentro, no fuera. Por ello quiero profundizar en el hecho de que:

“El cambio es estrictamente personal, no social”.

“Toda transformación ocurre originalmente en el interior, e inevitablemente repercute en el exterior”.

“Querer cambiar a una familia, una sociedad es algo imposible si no se comienza por quienes la componen”.

“En la base de todo cambio social están los individuos creando nuevos modelos dentro de sí mismos”

Me han preguntado ¿Por qué voy a Chile? ¿A qué voy?

Tengo el honor de contar con excelentes facilitadoras y colaboradoras chilenas que viven en Chile y en Europa; y os aseguro que no tienen nada que ver con todo lo que se dice peyorativa o parcialmente de los chilenos. De hecho que es una chilena la que ha colaborado con todo este despliegue de mi visita a Chile. Es quien lleva la página de Ayahuasca Internacional Chile, y es quién responde a todos los email. Otra chilena es la que realiza la corrección orto gramatical de los libros que publico. Otra es colaboradora en Suecia y otra es una de las seguidoras más profundas de mi blog; todas muestran un gran misterio por descubrir. Cada una de ellas me ha dado pistas y asesorado para ver lo que hay detrás de los chilenos. Y es esa visión más allá de toda parcialidad la que me aporta una percepción muy diferente a todo lo que se dice de ellos. Es lo que quiero transmitir.

Voy a Chile sencillamente a contactar al menos con “una” sola persona. Con eso basta. No con un chileno o una chilena sino con un ser humano. Eso es todo. Así es como comencé esta empresa multinacional con la que llegamos a millones de personas de todo el mundo, contactando con una sola persona desde mi alma; y ese es el sentido más importante que puedo albergar en mi corazón. Porque quienes nos dedicamos al cambio del individuo sabemos que primero se comienza por uno mismo, y luego si alguien está interesado, buscará contactar con quien lo haya hecho. No es cuestión de teorías y filosofías, ni de títulos o reconocimiento, sino más bien de una experiencia real de transformación.

Lo que llevo no es precisamente conocimientos, ya que lo único que tengo para ofrecer es mi propia vivencia de cómo pude escaparme de las cárceles de la identidad que me atrapaban.

La cita será confrontadora, pero eso no creo que te acobarde.

Hablaré de cómo la meditación y la ayahuasca me han servido para mi propia transformación.

Compartiré algunas de las miles de cosas que me han ocurrido para que mi vida ya no pueda seguir siendo la misma que era.

Alberto José Varela

[email protected]

 

Personas interesadas en colaborar, prepararse y trabajar con Inner Mastery International S.L.U.

Solicitar entrevista con Alberto Varela, dará algunas entrevistas el dia 11 al 13 de mayo en el Hotel Marriott.

[email protected]

 

https://www.albertojosevarela.com/ayahuasca-internacional-en-chile-conferencia-y-sesiones-privadas-con-ayahuasca-y-psicoterapia/

Compartir

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of
Ir arriba