¿POR QUÉ NUESTRA ESCUELA CONSCIENTE SE LLENA? Ya no quedan plazas disponibles ni en Madrid, ni en Barcelona.  Las causas del éxito están en palabras de los alumnos. EL TESTIMONIO DE NURIA.

CUANDO UN BUSCADOR SE ATREVE A PROFUNDIZAR DENTRO DE SÍ MISMO

“He descubierto que lo que esperaba no era lo que necesitaba”

Hace medio año que acudí por primera vez a la Escuela Europea Ayahuasquera. Cuando empecé tenía, como casi todos los alumnos que asisten por primera vez, unas expectativas sobre lo que supondría este proceso. ¿Se han cumplido dichas expectativas? En mi caso puedo decir que no sólo se han cumplido, sino que se están superando con creces. Quizás porque he descubierto que lo que esperaba no era lo que necesitaba.

Se dice de esta escuela que en ella poco se enseña pero mucho se aprende. No estoy del todo de acuerdo con la parte de que poco se enseña. Creo que sí se enseña. No se hace de manera convencional, el conocimiento no se transmite como una verdad única e irrefutable a aprender a base de lecciones. Se enseña que el conocimiento está dentro de ti y que accederás a él cuando tú te lo permitas. Y ellos (las maravillosas personas que componen la escuela), te lo enseñan con su ejemplo, y dándote un espacio sin juicios para que tú aprendas lo que tengas que aprender. A tu ritmo, con amor y compasión.

¿Qué he aprendido yo hasta ahora? He aprendido que mi vida se había construido en base a una percepción distorsionada de la realidad, de los demás y de mí misma. Yo percibía la vida como una experiencia muy dolorosa en la que la única manera de escapar del sufrimiento era evitando estar en el presente. Teniendo la mente en otro lado y cerrando el corazón. Me ha llevado gran parte de mi vida y mucho esfuerzo intentar no sentir. Y lo único que he conseguido con eso es seguir sintiendo…desdicha. También mi percepción de lo que soy estaba distorsionada. Y me resulta difícil renunciar a esas creencias sobre mí tan elaboradas…, aun así, lo haré.

Y ahí es donde estoy en estos momentos. Aprendiendo a mirar hacia dentro sin culpa y sin miedo. Reconociéndome humana y reflejándome en la percepción que tengo de los demás. En esta escuela estoy aprendiendo a ir desnudando mi alma de personajes y estereotipos que me han tenido encarcelada. Estoy aprendiendo a desaprender conductas mecánicas condicionadas por dicha percepción. Y estoy aprendiendo la importancia de abrir el corazón.

Todavía me queda camino. Unos aprendemos antes y otros después. Lo bueno es que nadie te presiona ni te mete prisa. Y el cariño y la ternura que he sentido por parte de esta escuela, incluso cuando se me ha puesto un espejo para ver mi oscuridad, es indescriptible. Me siento en familia.

Por todo ello, para mí esta escuela está resultando ser una escuela para la vida. ¿Se puede pedir más? La recomiendo a todo el mundo, y especialmente a todos aquellos que se hayan perdido.

 

Nuria Morales Sancho

nuriamoralessancho@yahoo.es

Compartir

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of
Ir arriba