SIN UNA RED DE SEGURIDAD NO SOY NADA. (Iris) La búsqueda de amor que se origina por la ausencia del padre.

DÁNDOME CUENTA DE MIS PROPIAS CREENCIAS…

…se puede llegar tan lejos, que un día te pierdes en la verdad.

 

Mi nombre es Iris, nací en Alemania, ahora vivo en Marbella. Mi reflexión surge de una pregunta: ¿PUEDO LLEGAR A SER ALGO NUEVO A LO QUE CONOZCO SIN PERMITIR NINGUNA INSEGURIDAD EN MI VIDA?

Desde que comencé mi viaje interno, y en especial desde que colaboro en la organización Inner Mastery, he descubierto muchas mentiras que me he estado diciendo a mí misma. La más reciente es esta: tengo una red de seguridad.

Desde hace más de 15 años, he estado constantemente involucrada con algún hombre; ya sea entrando, estando adentro o saliendo de una u otra relación. Comencé este comportamiento cuando murió mi padre. No lo conocía muy bien, teníamos una relación extraña desde la distancia; mis padres se divorciaron cuando yo tenía 2 años, mi padre había engañado repetidamente a mi madre. Sólo mostró interés en mí y mis hermanos cuando venía a pedir nuestro certificado escolar una vez al año, hasta que incluso ese contacto se detuvo. No hubo otro hombre en la vida de mi madre hasta muchos años después, así que aprendí que se supone que los hombres están lejos, y de alguna manera dan miedo y no se puede confiar. Mi padre murió poco después de que comencé a contactar nuevamente luego de muchos años de silencio, hace unos 15 años.

Desde su muerte, y tal vez incluso antes, mis relaciones con los hombres siempre han sido una mezcla de tratar de mantenerlos a distancia y tratar de asegurarme de que no me dejen. Necesitaba permanecer en la zona de confort o seguridad, ya que desde ese lugar podía afirmar: «Si me quedo aquí, sé lo que tengo”. Comencé a ver que esta actitud no estaba funcionando, pero solo eran pequeños vistazos aquí y allá. Siempre estaba de alguna manera tratando de hacerlo funcionar, esforzándome, sacrificándome, tratando de cambiarme para encajar en un patrón que ni siquiera era mío. Y al intentar eso, lo estaba haciendo mío, mi patrón. Se acabó convirtiendo en un mecanismo de autoexigencia y obligatoriedad en relación a los hombres.

Empecé a ver este patrón hace unos años, pero nunca supe cómo salir. O si pudiera. Me sentí la víctima de mi comportamiento, sentía que «esto es lo que soy» y no habrá solución. Especialmente con mi último compañero, él soportó muchas rupturas, trampas, promesas de volver a estar juntos, «tal vez»… siempre desde la distancia y la indiferencia.

Al mismo tiempo, estaba buscando otros hombres para aventuras a corto plazo, precisamente siempre escogiendo hombres que solo querían sexo. Siempre pensé «esta vez es diferente», pero después de un tiempo pude ver claramente cómo se aplicaba el patrón, cómo esos hombres estaban siempre cerrados, en general, pero especialmente hacia mí. «Permitir» el sexo en el intento de encontrar el amor me ayudaba a sentirme segura, pero siempre huyendo del amor. Mantener esa distancia preventiva de seguridad definía la superficialidad de mis relaciones.

Jugué este juego hasta hace muy poco, lo llegué a dominar tan bien que incluso ya ni siquiera me daba cuenta de que cada hombre con el que me involucraba cumplía el patrón de alguna manera, y que todavía estaba manipulando a mi ex para quedarme relativamente cerca, pero a su vez lo suficientemente lejos, incluso muchos meses después de la última ruptura. Una especie de tortura sin explicación.

Vivir con ello comenzó a volverse más intenso después del módulo 3 de la Escuela Consciente en el que abordamos el tema de la confianza. Comprendí cosas sobre el amor y la confianza que nunca había visto antes. Comencé a ver y sentir cosas que nunca me había permitido. Vi cuánto aún me identificaba con los miedos y las creencias de mi madre; sentí cuánto desconfiaba esa parte de mí hacia los hombres en general, y fui consciente de cómo he incorporado la idea de que el amor debe hacer sufrir; que me lastimaré o castigaré cada vez que diga «no» a un hombre.

Mi exnovio está herido y ya ni quiere hablar conmigo. Él ha estado esperando hasta hace poco que yo rompiera con ese patrón y que pudiera amarlo y estar con él. Incluso, después de lo que hemos pasado, todavía me dice que estará allí para mí si dejo de seguir ese patrón. Durante mucho tiempo, intenté dejar de lado la parte de mí que lo rechaza. Sabiendo lo perfecto que sería si pudiera amarlo. Sabiendo que, en teoría, debería ser capaz de amar a cualquiera y estar con cualquiera, si simplemente supero la lucha del personaje atrapado en el pasado.

Sería. Pero no es. Y justamente en ese momento en que pudiera surgir la autoexigencia, ocurrió el milagro de la comprensión… de repente, hace sólo unos días, me di cuenta de que me estaba rechazando a mí misma. Estaba rechazando la parte de mí que no quiere estar con él, la parte que no quiere estar cerca de ningún hombre en general; por miedo a lastimarme o lastimarles. Siempre estaba rechazando la parte de mí que crea el patrón.

He estado intentando ser algo que no soy. Y decidí aceptar esa parte, y aceptar que estoy rechazando a este hombre y a todos, sabiendo que todo habría sido posible si las cosas hubieran sido diferentes. Pero no lo son.

La parte de mí que lo ama se aflige. Estoy llorando mientras escribo estas líneas. Odio verlo sufrir, pero he aceptado que no puedo hacer nada al respecto. Acepté el hecho de que no podemos estar juntos si me acepto por lo que soy en este momento. Y esta mañana, de repente llegó el miedo. Por primera vez vi claramente que siempre había tratado de mantener esa red de seguridad de alguna manera.

La crueldad de mi comportamiento me golpeó duramente. Verlo ha sido mi medicina. Ahora hay vacío. No hay red de seguridad. Mi mente está tratando de comprender algo, tratando de aferrarme a algo o alguien. Pero al mismo tiempo sé que no va a funcionar. Tengo miedo, mucho miedo. Al mismo tiempo me siento tonta: es tan obvio, ahora que lo veo. Sé que la seguridad siempre ha sido una ilusión, entonces, ¿Por qué tengo tanto miedo ahora que descubrí que nunca estuvo allí? Quizá por tener que reconocer que me estafé a mí misma viviendo en una seguridad que no existe.

Compartí este texto con Laura, mi amiga cercana, mentora y compañera de casa. A la mañana siguiente, cuando estábamos sentadas juntas en la sala de estar con los otros compañeros de casa, cada uno de nosotros con nuestra computadora portátil y comenzando a trabajar, ella me miró y dijo: «Es genial. Pero hay una cosa que falta» Por la forma en que me miró, me hizo sentir frío en el estómago, porque sabía que lo que había visto era importante. Ella dijo: “En el texto no hablas de cómo estás idealizando a tu padre. Si aceptas ser aceptada serás desleal al rechazo y por tanto al falso amor de sus padres».

Me quedé helada. Las dos teníamos la piel de gallina. Continuamos, no había vuelta atrás. «Si aceptas la aceptación, el resto del autoengaño se destruiría cuando algún hombre mostrara algún interés». Fue un momento típico de comprensión que se produce en la Escuela Consciente, la magia de esos momentos en que sabes que estás recordando una verdad, una verdad básica sobre ti mismo.

Había visto esto antes, cómo mi relación con mi padre había impactado todas mis relaciones con los hombres. Había visto el patrón, pero nunca lo había comprendido en profundidad. Se había quedado atrapado en la mente. Necesitaba que Laura me lo señalara, y ocurrió en este mismo momento en la mesa de la sala. La estaba mirando fijamente, mientras ella se daba la vuelta casualmente para discutir la estrategia de marketing con el director de I.T. de la empresa, era unas situación normal y cotidiana pero eso que me dijo lo sentí en mi corazón, en mi cuerpo entero. Nunca me había dado cuenta de lo que había idealizado a mi padre. Ni siquiera lo conocía muy bien. De alguna manera, el mecanismo de protección que había construido alrededor de él era tan fuerte que siempre racionalizaría: cómo él no jugó un papel en mi vida, cómo él no estuvo cerca de mí y cómo supuestamente «Ya lo había comprendido y perdonado” creía que mi relación con él no estaba interfiriendo en mis relaciones y mi vida, pero estaba equivocada sin saberlo.

Había pasado por una fase en la que creía que odiaba a los hombres, y de alguna manera pensé que eso era suficiente para sanar… Cada vez que hablamos de padres y condicionamiento, sólo lo aplicaba a mi madre, mi padre era intocable. Incluso llegando a idealizar a mi madre sin darme cuenta. Ella nunca ha dicho una mala palabra sobre mi padre. Ahora Laura me señaló cómo mi madre, al tratar de protegernos del rechazo de mi padre, había caído en la trampa, pues estaba apoyando la creencia de que el abandono era la única opción. Dejé mi computadora y me senté afuera, respirando el significado de esta comprensión: Lo que recibí de mi padre no fue amor, sino rechazo.  Es decir que el rechazo lo vivía como amor. Entonces al rechazar la aceptación del amor en mis relaciones, estaba siendo leal a mi padre, a su rechazo hacia mí, y manteniendo viva la ilusión de que él me amaba.

Durante el día, compartí sobre esto con mis otros compañeros de casa, estos diálogos son habituales en nuestras comunas, y por la noche le escribí a otro amigo cercano y mentor, Erik. Le expliqué cómo percibí la importancia de lo que había sucedido y cómo vi que todavía estaba creando un patrón similar con cada hombre con el que me relaciono, incluido él. Con mi mente, todavía estaba tratando de explicar algo que mi corazón ya había comprendido. Erik me escuchó con paciencia, y luego dijo esto: «Creo que aparte de si es papá o mamá, hay algo escondido… el querer vivir en el amor, y la resistencia a ser amados. Recibir confianza lleva a amar, y el amar, el ser incondicional es complejo, porque por más pretextos o problemas que surjan … no puedes evitarlo, y todo se comprime hasta que explotas por dentro y por fuera… porque sólo estás apta para amar y por más que quieras odiar, sabes que tu corazón ya está abierto”.

Era importante quedarse allí, en esas palabras. Y ahora, era importante salir y respirar el aire fresco. Entonces una voz me dijo: Por favor, encuentra a alguien con quien puedas abrirte, para compartir tus miedos y sentimientos más profundos. Deja de esconderte detrás de la ilusión de rechazo, la ilusión de que nadie quiere escucharte, que nadie te entiende. Que nadie va a amarte. Tú decides.

Siento que algo profundo ha cambiado dentro de mí. No soy la misma. Pero todavía hay una voz en mi mente, dudosa: ¿Alguna vez podré relacionarme con un hombre sin el patrón de manipulación? ¿Cambiará algo, ahora que estoy empezando a aceptarme? Supuestamente, la aceptación del rechazo es el primer paso hacia la aceptación del amor, y por eso el primer paso hacia el verdadero amor propio ya lo he dado.

Estoy sintiendo ahora mismo «esta vez es diferente» de tantas veces anteriores. No sé lo que vendrá, pero sé que ya no hay una red de seguridad. Incluso nunca la hubo. Estoy mirando el miedo a los ojos. Finalmente, y por primera vez. Pues bien, aquí estoy.

Abrázame, mientras te abrazo a ti.

Iris

[email protected]

 

VEN A VIVIR CON NOSOTROS A MARBELLA:

Si todavía te preguntas si desea unirse a una de nuestras comunidades en todo el mundo, o si debe mudarse con algunos amigos a un lugar más grande, deja de preguntártelo. Este es el momento, aquí en Marbella, estos últimos días que he pasado con Laura, esto es lo que marca la diferencia en el mundo. El café de la mañana, el almuerzo, la cena de la noche, ir al mercado el fin de semana. Estar acompañada de gente que mira más allá de lo aparente, que comprende. En todos estos momentos, compartimos sobre lo que se mueve adentro de cada uno de nosotros, son momentos de profunda integración. El compartir nos lleva más profundamente en nosotros mismos.

Todos los días, en cada momento, tenemos la oportunidad de profundizar. Tal vez también puedes hacerlo solo, meditando, pero para ver el autoengaño, necesitas que alguien te mire desde afuera. Estoy rodeada por todas partes de maestros.

Puedes escribirme o llamarme.

+49 163 2882426

Este momento es el que recibí el articulo de Iris, estando en otra comuna en Madrid llamé a todos los que podían venir a mi oficina a leer conmigo lo que nuestra compañera y amiga había escrito.  eso dio lugar a una reunión de 2 horas… esto es una maravilla, vivir así.  Cuando acabamos dijeron de salir a cenar, pero Ramón dijo: NO nos quedamos aquí, pedimos pizza así podemos seguir trabajando que hay mucha gente a la que responder.

0 0 vote
Article Rating
Compartir
Subscribe
Notify of
guest
4 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Juan Gaspar
Juan Gaspar
5 months ago

En septiembre del año pasado estuve en Marbella cuatro días. Mi primera experiencia con Ayahuasca y bufo. Imposible describir la experiencia. Conocí a Iris. Una maravilla de ser humano. Al igual que todas y cada una de las personas que conocí ese fin de semana. Me transmitía paz y amor como pocas personas a lo largo de mi vida lo han hecho. Desde entonces vivo en una lucha interior que me tiene en un interrogante constante. Me gustaría dejar atrás mi vida, que no me ha dado nada. Sí, tengo trabajo. Una casa en propiedad. Y no estoy mal en… Read more »

KiaCheam
5 months ago
Bandar Togel Singapore
5 months ago

SIN UNA RED DE SEGURIDAD NO SOY NADA. (Iris) La búsqueda de amor
que se origina por la ausencia del padre. – Alberto José Varela http://reinformed.com/go?id=95116&url=http://18.182.187.26/

KimCheam
5 months ago
Ir arriba