TANGO Y AYAHUASCA. Los nuevos estilos musicales y los nuevos modelos de trabajo con la Ayahuasca.

LA LUCHA ENTRE LOS PURISTAS Y LOS REBELDES

Así como hay gente que vive y se desvive por conservar la tradición, otros invierten toda su energía y tiempo para renovar y cambiar lo conocido por nuevas formas y modelos. Entre ellos hay algo que no se comprende.

El Tango, como estilo musical o estilo de baile, al igual que todos estilos, están sujetos a transformaciones. El fenómeno del nacimiento de nuevos estilos a partir de la fusión de otros estilos es algo que está ocurriendo en todo el mundo y casi todas las aéreas. Como si nos hubiésemos dado cuenta que se pueden crear cosas originales a partir de lo ya creado, y no precisamente porque lo que ya conocemos sea inadecuado o limitado, sino porque hemos descubierto que todo lo que ya conocemos es una muestra de todo lo que podemos crear. Como si tuviéramos una paleta de colores, herramientas u opciones que mezclándolas nos permite crear nuevas obras de arte.

En la pintura artística, en la psicología, en la espiritualidad y también en otras ciencias sucede lo mismo.  Un ejemplo de ello es que antes la astronomía era una ciencia diferente a la biología, pero ahora se ha fusionado en otra ciencia, la astrobiología, sin anular ni reemplazar a las otras dos ciencias de las que proviene.

El chamanismo amazónico no escapa a dicha tendencia de fusión y transformación.  Aunque provenga de muchos siglos atrás y esté sostenido por una fuerte tradición, desde hace unos cuantos años ya comenzado a mutar en otro tipo de abordajes.

La Ayahuasca, al igual que el tango, tiene su pureza, sus raíces, su historia y su propio estilo. Cuando surgen modificaciones en los estilos originales, también aparecen los puristas que tratan de defender el estilo propio porque se sienten ofendidos de que aparezcan otros estilos basados en las mismas raíces.

Astor Piazzola fue un  gran  músico y compositor argentino de los años 60 a 90,  muy criticado por los fanáticos del tango porque él se desmarco del tango, y lo decía una y otra vez: “Yo no hago tango, utilizo los instrumentos del tango, algunos compases y parte de sus ritmos;  aprendí de los maestros del tango, mis raíces están en el tanto, pero yo no hago tango”.  Ha sido el revolucionario más grande que ha tenido la música Argentina, pues dio un giro al tango que le permitió crear otro estilo; a veces se parece al tango, otras veces se siente apenas la esencia del tango, pero no es tango; incluso es un estilo musical que ni siquiera tiene nombre propio, se le denomina el estilo Piazzola por el nombre de su creador.

Entre los años 70 mi padre me llevaba al teatro a ver y oír a Astor Piazzola, éramos apenas una veintena de personas, mi padre era uno de sus fans, yo era obviamente el fans más pequeño con apenas 9 años. Mi padre me decía: “Astor Piazzola ha ido más allá del tango, es un músico muy evolucionado”  Pero a mí me sorprendía que hubiera tan poca gente ante una música tan extraordinaria. Escucharle tocar el bandoneón era como hacer una toma de ayahuasca, se podía entrar en procesos de comprensión muy profunda. Con Piazzola aprendí a diferenciar lo que es tocar un instrumento a hacerlo hablar. Él, literalmente, hacía hablar al bandoneón.  Fue un músico muy evolucionado pero incomprendido. Rotundamente rechazado por los puristas porque atentaba contra las raíces y las formas conocidas del tango.

De igual manera sucede con la Ayahuasca.  Hay grupos que continúan con las tradiciones, la cultura y hacen ceremonias tradicionales. Pero otros se han desmarcado de la tradición; no son ayahuasqueros, no son chamanes ni maestros de la ayahuasca, sino que han utilizado la ayahuasca para crear otro estilo de trabajo, no hacen ceremonias, no hacen limpias energéticas, no cantan toda la noche Ícaros, y esto se debe a que han creado su propio estilo, incluso algunos utilizan un equivalente a la Ayahuasca que la llaman Anahuasca, un preparado casero parecido a la fórmula magistral y original de los indígenas amazónicos.  En todos estos casos, aunque sus raíces estén sumergidas en relaciones con chamanes o visitas a la selva, al interactuar con las personas que quieren tener la experiencia con ayahuasca, le ofrecen un servicio que es otra cosa diferente a “dar Ayahuasca” o “hacer una ceremonia con Ayahuasca” al estilo tradicional o purista.

En nuestro caso concreto (me refiero a la organizacion Ayahuasca Internacional) ya que somos motivo de crítica y ataques, quiero aclarar que realizamos RETIROS DE EVOLUCIÓN INTERIOR, CON USO PSICOTERAPÉUTICO DE AYAHUASCA PURA 100% (sin agregados) Y HECHA POR CHAMANES. (No usamos Anahuasca)  Los participantes pueden o no tomar ayahuasca, se pueden tomar menos o más, una o más veces en la noche según lo que permita el facilitador;  los facilitadores puede tomar o no ayahuasca, la música puede ser grabada y/o en vivo, o hacerse en silencio;  puede haber 1, 5, o  50  participantes; y puede haber muchos detalles y variables que hacen de cada noche o sesión de algo único y diferente. Esto se debe a que responde a un modelo espontáneo que hemos creado, que tiene tanta aceptación en el mundo, y que consiste en poner el proceso individual del participante en el centro de atención, y no a la Ayahuasca ni a la ceremonia, ni la tradición, ni mucho menos al que dirige la sesión o el retiro.

No apostamos a crear escenarios para que los facilitadores actúen y se destaquen, sino que haya un trabajo en equipo entre facilitadores que se repartan las tareas y que apoyen a los participantes, por esta razón podemos recibir a muchas personas, porque somos muchos facilitadores acompañando a las personas. No vamos en solitario sino en equipo. También rotamos a los facilitadores por muchos países, para que los participantes no se apeguen ni idealicen a los facilitadores. Por otro lado cada uno de los facilitadores tiene su estilo propio, que respetamos pues si se obliga a otro a “repetir” una y otra vez el mismo estilo, no estará trabajando desde la consciencia sino desde el automatismo.  Repetir es mucho más fácil que cambiar. De hecho que la palabra “Rito” significa “Repetición”,  los ritos son repeticiones de acciones según lo han hecho antes. Y tiene mucho sentido para que las nuevas generaciones no se salgan de los márgenes en los que se debe hacer una cosa, cuando se trata de prácticas delicadas, espirituales o sagradas. Pero en el ámbito de la “evolución” interior o del trabajo de “expansión de la consciencia” es necesario en determinados momentos salirse del pasado, de la tradición y de la cultura que ha acompañado una práctica.

En esto llevo más de 30 años, probando de todo, fusionando, reelaborando, transformando estilos relacionados con el desarrollo personal, la búsqueda interior, el descubrimiento espiritual, el desbloqueo emocional, la apertura del corazón, la liberación de la consciencia, etc. Y para ello he recurrido a la investigación de técnicas y métodos tanto orientales como occidentales, en ese camino me encontré con la Ayahuasca, y a partir de ahí pude encadenar armónicamente todos los eslabones que venía descubriendo y disfrutando.  Todo lo anterior, incluso la Ayahuasca, quedaron atrás; porque era necesario el desapego de lo conocido para dar lugar a algo original y realmente novedoso.

Eso es lo que estamos llevando por el mundo, la manifestación de un nuevo estilo de trabajo con la ayahuasca y la psicoterapia, con el chamanismo y la espiritualidad, con la meditación y con tantas técnicas maravillosas; que ya no tienen el protagonismo que los puristas quisieran que tuviera, pero que tiene un alma propia, y que por lo visto está muy en armonía con lo que en este momento necesitan y buscan muchas personas de todo el mundo, sin importar su cultura, su religión o su nacionalidad. Y lo magnifico es que no descarta ni reemplaza a la tradición, pues para muchas gente el acceso a la ayahuasca sólo lo ven posible a través de ritos o ceremonias que provengan de culturas milenarias. Hay gente para todo, y ante eso sólo cabe el respeto.

En mi caso, he tenido la osadía de crear algo nuevo, desmarcándome de la tradición e incorporando elementos que nunca antes se habían encontrado. Por eso afirmo que estamos ante una propuesta realmente integrativa e “internacional”, porque trasciende las fronteras socioculturales.  Por la gratitud que siento por la Ayahuasca como la herramienta magistral de evolución personal, y porque me ha permitido reunir, fusionar y transformar todo lo anterior, puse por nombre a esta organización  “AYAHUASCA INTERNACIONAL”. Y el nombre de la sociedad propietaria del hotel que hemos comprado en la selva se llama “GRACIAS AYAHUASCA S.L. “ es obvio que la gratitud y el reconocimiento por esta planta amazónica está presente en nuestro movimiento. Aunque muchos tradicionalistas o puristas no lo comprendan, allá vamos, con nuestro propio estilo.

Agradezco de corazón a los taitas o chamanes del putumayo colombiano que aceptan nuestra propuesta, y además nos apoyan, nos acompañan y nos enseñan a utilizar lo que ellos saben desde hace tanto tiempo, sin entrar en el conflicto de las formas. Otros nos atacan y critican, pero algún día comprenderán.

La evolución de la consciencia tiene esos dos componentes esenciales, la conservación y la renovación,  la preservación y el cambio. Cada uno a su momento van creando las condiciones de la evolución.

La dificultad aparece cuando hay personas que se identifican y atacan a quienes están del otro lado del que les otorgó la consciencia.  Lo tradicional no está en contra de lo nuevo, son complementarios, porque lo tradicional es para un tiempo y lo nuevo para otro tiempo.  Quizá sea esto lo que aun no podamos comprender, que, como dice el Eclesiastés en la Biblia: «Cada cosa tiene su tiempo debajo del sol»

En el mundo de la ayahuasca estamos en un tiempo de convivencia que en principio está creando disputas y ataques, pero que en definitiva va a ser parte de un salto más en el proceso de evolución.  No olvidemos que «evolución» es “aumento de complejidad” sin lo cual no podemos estar listos para lo nuevo.

Me parece mentira, y me emociona pensar que hace más de 40 años, cuando vi y oí a Astor Piazzola estaba descubriendo en mí la cualidad creativa e innovadora de fusionar y transformar, que la siento complementaria a  quienes tienen la cualidad de preservar y conservar las tradiciones. Pues somos dos manifestaciones de la misma creación original.

 

SOBERBIA 1

[email protected]

0 0 vote
Article Rating
Compartir
Subscribe
Notify of
guest
3 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Iván
Iván
4 years ago

Hermano psiconauta, debo decir que perdí la emoción en el artículo cuando llamaste «ciencia» a la astrología. La astrobiología es una disciplina que combina biología, astrofísica y geología, las cuales sí son ciencias. La astrología es una pseudociencia o culto.
De todos modos, buen artículo.

Alberto José Varela
Alberto José Varela
4 years ago
Reply to  Iván

hola ivan, gracias por la corrección. me equivoque, puse astrología y quise poner astronomía. ya lo cambié.
atentamente
alberto varela

Naiara
5 months ago

Super interesante el aporte!!!

Ir arriba