TESTIMONIO DEL VIAJE A LA SELVA ¡¡¡¡¡¡Vaya viajecito!!!!!! Por el último participante que llegó el 27/11/2016

¿VOLVER A SENTIR… O COMENZAR A SENTIR?

Cristian es de Zaragoza, y ha ido a la selva después de participar en varios retiros de evolución interior con uso psicotetrapéutico de la Ayahuasca en España.

He ido a otro país, al otro lado del charco, por primera vez en mi vida he volado y he visto el mundo con sus colores de verdad. En concreto, he estado en el amazonas, uno de los pocos sitios que aún tiene aire de libertad. Lo digo por la pura naturaleza que allí hay, y siendo una persona que mira y ve un mundo demasiado transformado por una sola especie.  Yo soy parte de esa especie que ha hecho daño al planeta y otras especies que lo pueblan. ¿Es justo? ¿Es coherente? ¿Cómo definir este acto inconsciente? No lo sé. Pero personalmente yo, he sentido, he observado, he escuchado… Y me siento como si fuese la primera vez que lo hacía en mi vida. Y esto sucedió en la selva.

Hay algo que ronda mi cabeza desde hace días, algo que no entiendo pero que es perfecto no entender. Y es, ¿cómo he llegado a disfrutar tanto de esta experiencia? ¿Cómo entender? que una planta de otro continente, cocinada allí en una receta milenaria, llego a mí y con ella un cambio total en mi vida. Pasar de ser una mente que veía un mundo donde todo se puede cuantificar y calcular, a tener la certeza de que todo aquello cuantificable es un porcentaje mínimo, en comparación con aquello que lo organiza y coloca para que pueda ser observado. Hay quien lo llama Dios, hay quien lo denominaría magia o hasta energía universal. Sea lo que sea, es algo que sé que está aquí, lo sé porque lo he sentido, y ese es el milagro COMENZAR A SENTIR.

Durante mi viaje tuve una conversación con la señora Mama Ana, gran conocedora de las plantas y remedios, y por supuesto del yagé. Hablamos sobre dios, Jesús y sobre religión en general. Ella nos contó su visión de un cielo y un infierno, y menciono a puros personajes de la biblia. Después le conté cual era mi visión sobre el tema. El dios que yo conozco no tiene forma, no tiene cara, no tiene nada. Pero!!! Lo hace todo, está en todo lo vivo y sale de todo lo vivo. Esta reflexión me llevara la vida comprenderla aun sabiéndola. En mi experiencia, ese dios ha creado todo lo que vemos, oímos, olemos, sentimos. Y lo sigue creando en cada momento. Desde niveles subatómicos a los astronómicos, pasando por niveles de humanidad y sociales, y un largo etc…

Otra cosa que me ha dado este viaje es, lo que los humanos llamamos contacto con la naturaleza. Es algo complejo para alguien que no crea en un estado expandido de conciencia o en medicinas alternativas, creer en que la tierra, el planeta entero, está vivo, es un ser más. Y aunque no le importa prestar sus múltiples dones, sí que es cierto que nosotros miembros de la especie humana, quizá deberíamos guardar un poquito más de respeto hacia él. Para ello, solo hay que valorar correctamente lo que cogemos y como lo usamos. No voy a rascar más este tema porque me surgen muchos pensamientos y valoraciones que no quiero transcribir aquí, pero si quiero dejar constancia de lo maravilloso que ha sido, y es, sentirme parte de la tierra como un ser que la habita y la ama.

Una de las razones y las causas que me llevo a hacer este viaje, ha sido la ayahuasca o Yagé. Desde que la probé a principios de este año, incluso los motivos que me llevaron a este brebaje, los veo como un grandioso regalo que me dio ese “dios” del que hablaba antes. Ahora sé cómo quiero aprovecharlo. Tengo muchos amigos y/o conocidos que ven esta medicina como una droga. O que, en mi verán un juicio al conocer el antes y el después. O simplemente (algunos así lo han dicho) les da miedo. Por mi parte, libres son de tener su opinión o sentimiento. En mi experiencia y visión solo puedo decir que es algo indescriptible. En un año he conocido a mucha gente que ha tomado yagé, y con procesos de cambio de vida radicales. Mi querido compañero de viaje, dejo su trabajo en la oficina de un banco. Por uno en el que puede hacer lo que sabe y le gusta, y puede ser el mismo y disfrutar. Este es uno de los casos, hay otros. La mayoría, gente con un potencial enorme que estuvo atascado por algún motivo y el remedio yagé les llego y les permitió sanar, y les dejo florecer. En mi caso, también hay cambio, ahora voy entendiendo quien soy y quiero disfrutarlo y cambiar lo que he visto que no me gusta de mí. Esta medicina ha conseguido que ame la vida, la mía y toda la vida en su totalidad. Y ahora se, que la vida me dará lo que deba ser.

Estando allí en Mocoa, pocos días antes de comenzar el regreso, mientras cocinábamos el remedio junto a Taita Marcial, le pedí que fuera mi mentor en la elaboración de medicinas naturales y la sanación con el yagé. He conocido un lugar donde las plantas y las materias de la tierra se usan y se tratan con respeto y quiero comprenderlo y poderlo ofrecer al mundo que se presente ante mí. Me gusta eso de trabajar con mis manos, aprender y ofrecer. Y veo claro que a estas alturas de vida, me vendría genial un cambio de aires. Y poder dar algo bueno y sano al mundo.

Esto ha sido mi viaje a Colombia de la manera más íntima. Un sin fin de puntos de vista, sobre mi vida, la de mis seres cercanos, del mundo que me rodea y hacia donde quiero dirigirme por él. Mis más puras comprensiones, el saber que me queda una vida por comprender, y que es mejor hacerlo disfrutando con lo que se hace. Dicho todo esto, solo me queda agradecer. Con algunas menciones especiales para; el señor Alberto Varela, su familia y al equipo de Ayahuasca Internacional e Inner Mastery, por abrirme las puertas a esta oportunidad. A Oso por ser mi compañero en el viaje físico y un gran amigo en la vida. Hay una persona muy especial que llego a mi vida, me guió y me ha acompañado hasta este momento. Hendara Rico, gracias por ser y estar, siempre tendrás un espacio en mi corazón. Tengo agradecimientos para todas las personas que he conocido en mi vida, todos de una forma u otra han formado parte de mi trayectoria y sabiendo que quedan muchos a los que agradeceré, terminare esta carta con una frase: GRACIAS A LA VIDA QUE ME HA DADO TANTO Y BRINDO POR LO QUE NOS DARÁ.

Cristian Alcalá Gil.

interesados en participar en estos viajes: viajes@innermastery.es

 

Compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba