TRAICIÓN A LA TRADICIÓN, ¿PECADO O BENDICIÓN? Estamos ante un momento de dejar atrás lo cómodo y conocido

TRASCENDER LO TRADICIONAL PARA ENTRAR EN LA ORIGINALIDAD DE LA SANACIÓN.

La transformación necesita lo nuevo y diferente.

Según la “tradición” de ciertos pueblos indígenas africanos, hay que practicar la ablación a las mujeres siendo niñas;  pero según la ley española la ablación es un delito.  Por tanto una tradición no precisamente es algo constructivo, puede ser un delito también; de hecho que muchas tradiciones lo son. No por ser tradición hay que respetarla a muerte o sacralizarla.

Dentro del mundo de las medicinas chamánicas hay una gran influencia cultural basada en el respeto incondicional hacia las tradiciones. Para los que tanto opinan de cómo se deben hacerse las cosas dentro del trabajo con Ayahuasca, apoyados por las tradiciones, quiero transmitirles una serie de ideas con el fin de que puedan resolver los rechazos o condenas que realizan hacia todos aquellos que no se basan en tradiciones.

Los principios del Chamanismo Transcultural (Core), investigados por más de 50 años y desarrollados por Michael Harner, no están atados a ningún grupo cultural o una perspectiva especifica, se componen de los rasgos universales y comunes de chamanismo, incluyendo viajar a otros mundos y trabajar con espíritus de compasión para incrementar conocimiento, aliviar sufrimiento y curar utilizando todo tipo de plantas maestras para tener acceso a la energía sanadora de la naturaleza; todo esto según lo que han descubierto en los diferentes chamanismos nacidos tanto en África, Rusia o la Amazonía.

Este es un ejemplo de un movimiento que ha trascendido lo cultural y por ende lo tradicional.  Cultura y tradición son como hermanas que se protegen mutuamente una a la otra, aunque no tengan mucho sustento o argumentos sólidos para defenderse. Pero esa unión les da una mayor fuerza y sostenibilidad para perpetuarse en el tiempo.

Este momento, en el que se necesitan abordajes nuevos, frescos y espontáneos para gestionar la sanación del alma, y para que surja una espiritualidad auténtica y apropiada a la realidad humana, nos exige dejar atrás los antiguos modelos para lanzarnos al descubrimiento de lo nuevo sin interferencias de tradiciones, que lo único que quieren es mantener su supervivencia.

Las tradiciones son como el agua que nos permite nadar por la vida sin tener que hacer nada; como por ejemplo, nos evita tener que inventar cada vez una manera de celebrar los grandes momentos de nuestra vida. Sería muy duro para muchos que perdiésemos la memoria colectiva y que cada año tuviésemos que reinventar la Navidad, la Nochevieja, los Reyes Magos, con todos los ritos que configuran la celebración de estas fiestas. Las religiones están apoyadas en tradiciones para poder sostenerse en las prácticas que se imponen.  Por eso, en mayor o menor medida, todos nos cobijamos en la tradición, porque nos hace la vida más fácil, segura y confortable. Es que no podemos reinventarlo todo cada año, nos obligaría a pensar y crear.

Tradición significa «transportar».  Es como copiar y pegar.  Repetir una y millones de veces la manera de hacer algo. Rito significa repetir. La repetición de cualquier acto humano duerme la consciencia, opaca la inteligencia, anula la creatividad; automatiza y convierte al humano en una maquina que no piensa; pero también permite darle una cierta importancia a aquello que se practica según una tradición, porque se basa en el hecho de que muchas generaciones han hecho lo mismo; y aunque estas prácticas puedan tener un sentido de preservación de las formas para que no haya distorsión en los rituales, esta preservación obstinada de las formas también puede distraernos de lo esencial e  impedirnos de conectar con nuevos fondos.

Se puede dar ayahuasca según la tradición de un determinado pueblo indígena o etnia, que se haya heredado de diferentes lugares del amazonas. También se podría mezclar todas las tradiciones y crear un nuevo modelo transcultural. De hecho que los chamanes del amazonas mezclan sincréticamente la tradición católica con la tradición indígena y no por ello se les tacha de traicionar; se puede ver que rezan el padre nuestro antes de dar la ayahuasca, por ejemplo. ¿Cuál es el problema?  Yo he tomado muchas veces con chamanes católicos y he aceptado sus prácticas religiosas unidas con su herencia cultural indígena. Nunca he pensado en explicarles que desde la invasión española han perdido o distorsionado su cultura ancestral.  Simplemente me he entregado a su trabajo, devoción y sabiduría para disfrutar y aprovechar sin juicio lo que me daban.

De igual manera yo puedo contar un cuento, hacer una reflexión filosófica, existencial o terapéutica antes de dar ayahuasca para darle un enfoque evolutivo desde la expansión de la consciencia ¿Cuál es el problema?  Para mí y para toda la gente que viene a nuestros ENCUENTROS no es ningún problema sino todo lo contrario, lo viven como una sorpresa,  pero para muchos que defienden radicalmente la tradición sí que es un gran problema, lo viven como una falta de respeto o como una traición.

Casualmente “tradición” y “traición” provienen de la misma palabra “Tradere”.  ¿No será que la tradición es una traición a la espontaneidad?

Por otro lado también es posible que quienes estemos trascendiendo las tradiciones estemos traicionando a quienes la defienden y respetan a toda costa.  Si así se sienten, os pedimos perdón, pero queremos aclarar que no estamos faltando el respeto a las tradiciones, sino que estamos creando algo totalmente nuevo, desconectado del pasado, sin ninguna carga cultural ni religiosa, para dar lugar a que se manifieste una energía sanadora nueva, fresca, original, más acorde con esta época.

Esta es la razón principal que manifiestan los alumnos que se apuntan a nuestra Escuela Europea Ayahuasquera, ya que en el programa de formación incluimos la enseñanza de dejar atrás todo lo antiguo para dar vuelta la página hacia lo nuevo y desconocido, sin lo cual no es posible acceder al misterio de la vida.

Muchos afirman qué todo tiempo pasado fue mejor, entonces se dedican a criticar a quienes apuestan por la innovación. Se resisten a que lo nuevo reemplace a lo viejo, sin llegar a darse cuenta todavía de que todo tiempo futuro podría ser mucho peor sino abandonamos cuanto antes el pasado.

Esta es una ley fundamental tanto para la evolución como para la sanación: QUE AFERRARSE AL PASADO PERPETÚA LOS TRAUMAS, LIMITA LA POTENCIALIDAD Y BLOQUEA LA EVOLUCIÓN. PERO ALGO MUY DIFERENTE  ES PERDONAR, OLVIDAR, DEJAR ATRÁS, DAR VUELTA LA PÁGINA SIN RENCOR PARA INICIAR UNA NUEVA VIDA.  Esta premisa que une sanación y evolución, revelando una significativa coincidencia con el funcionamiento de la vida, lamentablemente no está en ninguna tradición.

Toda tradición quiere protegerse a sí misma conservando sus propias formas. Pero la vida se protege a si misma despojándose de modelos y abriéndose a nuevas y misteriosas formas. Es la clave y gran secreto de la evolución.

Estos días nos han visitado chamanes de la amazonia colombiana, que demuestran tener una gran evolución interior, pues aunque mantienen su tradición, nos han dicho: “Así como estáis haciendo las cosas está bien, nosotros no venimos a imponerle como deben hacer las cosas, sino a observar y apoyar el trabajo que hacéis; nosotros tenemos nuestra manera pero no pretendemos cambiar la vuestra”

Cuando se aceptan las formas del otro, se abre un canal profundo de comunicación que posibilita la integración, la comunión y por ende la evolución de las partes que se respetan.

Alberto josé Varela

Fundador de la Escuela Europea Ayahuasquera

escuela@innermastery.es

 

Compartir

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba